Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Hospital La Fe de Valencia monitoriza a domicilio a los neonatos con riesgo de muerte súbita

El servicio de Neonatología del Hospital La Fe de Valencia ofrece un servicio de monitorización domiciliaria para lactantes con riesgo de sufrir el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante mediante la colocación en su casa de un monitor de apnea-bradicardia con el objetivo de reducir la incidencia del síndrome, la causa más frecuente de mortalidad infantil entre los 30 días y los 12 meses.
El programa está destinado a pacientes pediátricos de riesgo por causas diversas, como tener problemas respiratorios o cardíacos graves y se puso en marcha en 1997, según ha informado la Generalitat en un comunicado.
El Síndrome de Muerte Súbita del Lactante supone el fallecimiento repentino de un niño de edad inferior a un año aparentemente sano durante el sueño y que sigue sin tener explicación a pesar de hacer una rigurosa investigación post-mortem.
Aunque se desconocen sus causas, hay una serie de factores de riesgo como el tabaquismo en la madre a lo largo del embarazo, la prematuridad del neonato, el bajo peso o el dejar al recién nacido dormir boca abajo o de lado.
Algunas de las recomendaciones de los pediatras del Hospital La Fe apuntan a utilizar chupete, fomentar la lactancia materna o colocar al niño boca arriba mientras duerme.
A pesar de que sigue siendo la primer causa de muerte en los recién nacidos, la responsable del servicio de Neonatología del Hospital La Fe, Isabel Izquierdo, ha señalado a que en los últimos años se han reducido los fallecimientos en España.
LIBRO BLANCO DE LA MUERTE SÚBITA INFANTIL
En 2013 se presentó la tercera edición del Libro Blanco de la Muerte Súbita Infantil de la Asociación Española de Pediatría, que abarca en uno de sus apartados de manera específica el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante. El libro ha sido elaborado por el Grupo de Trabajo de Muerte Súbita Infantil, coordinado por la doctora Izquierdo.
La novedad fundamental de la presente edición es la ampliación de la edad en el estudio del Síndrome de Muerte Súbita Infantil (entran en el estudio hasta niños de 14-15 años). La primera edición del Libro Blanco fue editada en 1996.