Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hospital de Valme aboga por energías renovables con una planta solar térmica para el agua caliente

El Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha comenzado la ejecución de un proyecto destinado a proteger la salud medioambiental centrado en la creación de una planta solar térmica para la producción de agua caliente sanitaria.
En un comunicado, la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ha señalado que esta iniciativa, cuya inversión asciende a 541.663 euros, es fruto de un convenio de cofinanciación firmado entre el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y la Agencia Andaluza de la Energía, con la colaboración del Fondo Europeo de Desarrollo Regional.
La superficie destinada a la captación de la energía solar es de 401 metros cuadrados localizados en la cubierta y la fachada sur del hospital. Se colocarán hasta un total de 191 captadores solares de alto rendimiento encargados de generar agua caliente, acumulable en depósitos para su consumo a cualquier hora.
Paralelamente, y como sistema de apoyo a nueva instalación solar térmica, se mantendrán las actuales calderas de gas natural. El Hospital Universitario de Valme consume 24,844 metros cúbicos de agua caliente al día destinados al aseo de pacientes hospitalizados, a las diferentes actividades asistenciales y a la cocina.
De este modo, el proyecto en ejecución permitirá cubrir el 78,5 por ciento de las necesidades de este centro, minimizando el impacto medioambiental de consumo energético y de contaminación atmosférica. Concretamente, esta actuación posibilitará un ahorro de consumo de 333.330 kilovatios hora año y eliminar la emisión de 67,2 toneladas de dióxido de carbono anuales.
Esta iniciativa, cuyo plazo de ejecución es de diez meses, está enmarcada en un proyecto de sostenibilidad y de eficiencia energética del hospital sevillano. Por un lado, su materialización hace posible el aprovechamiento de la energía solar en pro de la reducción del consumo de combustibles fósiles, de la emisión de dióxido de carbono y de otros gases de efecto invernadero.
Por otro lado, esta actuación redunda en la apuesta decidida de este centro por la protección del medioambiente y la utilización de energías renovables.
"Una iniciativa, reflejo del compromiso de los servicios públicos con la calidad y la sostenibilidad y, concretamente, de los centros sanitarios hacia el desarrollo de otras medidas de gestión para contribuir al respeto y cuidado del medio ambiente junto al ahorro en gasto energético".
En 2010, este centro hospitalario ya recibió un reconocimiento como consecuencia de la efectividad de la política de gestión medioambiental llevada a cabo en el marco del Sistema Integral de Gestión Ambiental del sistema sanitario público de Andalucía. Se trata de la certificación de su Sistema de Gestión Ambiental por parte de la Asociación Española para la Normalización y Certificación (Aenor).
En líneas generales, el sistema de gestión ambiental de este hospital contempla el control de la producción de residuos, la disminución de las emisiones a la atmósfera, la limitación de los vertidos, el funcionamiento adecuado de las instalaciones y la apuesta por el consumo responsable de los recursos --agua, combustible y energía--.