Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ICS aumenta un 37,7% sus ingresos por atenciones no cubiertas en la sanidad pública

El Instituto Catalán de la Salud (ICS) ha logrado aumentar un 37,7% los ingresos que recibe por atenciones no cubiertas en la sanidad pública en los dos últimos años, desde los 29,4 millones de euros ingresados en 2011 hasta los 40,6 millones en 2013.
El incremento está motivado por la actualización al alza de la orden de preciso públicos y porque se ha llevado a cabo una "política muy rigurosa" para distinguir cuándo una atención se realiza con cargo al Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) o bien es susceptible de ser facturada a un tercero, ha resumido a Europa Press el exdirector del ICS Joaquim Casanovas.
El pago obligatorio de terceros hace referencia a mutuas, seguros y prestaciones a pacientes que no tienen derecho a asistencia, como son las atenciones derivadas de un accidente de tráfico, deportivo o laboral, así como vacunaciones internacionales, por ejemplo, realizadas en los ocho hospitales y casi 300 equipo de atención primaria que gestiona.
Casanovas, cuya sustitución al frente de la mayor empresa pública de Cataluña por parte de Pere Soley ha sido aprobada esta semana por el Gobierno catalán, ha asegurado que la orden de precios públicos estaba "desfasada" y era necesario actualizarla.
El ya exdirector ha hecho balance de su mandato de dos años y medio, destacando el esfuerzo para cuadrar las cuentas en un periodo en el que el presupuesto del ICS ha caído un 17,8%, desde los 3.069 millones de euros que se gastaron en 2010 hasta los 2.518 millones presupuestados para este año.
La gran mayoría de los ingresos del ICS provienen de las transferencias del CatSalut, aunque también recibe ingresos por otras prestaciones derivadas de convenios para prestar servicio o la venta de energía, ha explicado Casanovas, una partida que igualmente ha subido en el último año de 35,3 a 38,3 millones, aunque lejos de los 65,7 millones de 2011.
Casanovas se ha mostrado "satisfecho" y ha asegurado que los recortes se han hecho a base de reducir la retribución de los profesionales, contratar a menos personal no estructural --la plantilla ha caído de cerca de 41.000 trabajadores a 38.000--, acometer mejoras en la organización y reducir tarifas que se pagan a proveedores e inversiones, por lo que se ha priorizado que la actividad se viera lo menos afectada posible.
REFORMULACIÓN PENDIENTE
Casanovas abandonará el cargo con tareas pendientes, como la unificación de los laboratorios y el diagnóstico por la imagen en Barcelona o una mayor extensión de las tecnologías de la información y la comunicación, aunque sobre todo con el proceso de reformulación del ICS embarrancado.
"La reformulación no ha sido posible en este momento" tal y como estaba prevista --la constitución de una veintena de empresas filiales--, ha asumido, aunque ha dado por hecho que el proceso continuará por otras vías, con el objetivo último de aumentar la autonomía de gestión de los centros sanitarios.
Ha desvinculado este retraso de su cese, ha asegurado que los presupuestos de la Generalitat para 2014 ya contienen aspectos en esta línea, "quizás no como estaba previsto", y ha insistido en que su balance personal es positivo.