Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La III Marcha por la Dignidad reclama "una Europa de brazos abiertos" dos años después de la tragedia del Tarajal

Unas 150 personas, la mitad migrantes de origen subsahariano acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), han participado este sábado por la tarde en la III Marcha por la Dignidad organizada en Ceuta con motivo del segundo aniversario de la tragedia del Tarajal, cuando al menos 15 personas murieron junto al espigón marítimo fronterizo de la ciudad autónoma intentando acceder a territorio español.
La movilización, promovida por distintas organizaciones no gubernamentales y entidades sociales y políticas locales y nacionales, ha recorrido toda la ciudad desde el Campus Universitario hasta la frontera.
"Pasados dos años de la tragedia del Tarajal volvemos aquí a solidarizarnos con las víctimas de la sinrazón europea, a denunciar la impunidad, a denunciar una política de muerte y racismo, a denunciar a una Europa fortaleza enrocada en el rechazo y la xenofobia", han criticado los participantes en el manifiesto que se ha leído para poner fin a la movilización.
La iniciativa ha reclamado "una Europa de brazos abiertos al servicio de las personas y los pueblos", y ha repudiado que "la respuesta a la crisis de los refugiados está tirando al mar lo que quedaba de proyecto europeo" porque "lo que ha naufragado son los derechos humanos, no sólo de los refugiados, sino la Europa respetuosa de los mismos y cada vez, de forma creciente, solo va quedando la Europa de los negocios y los capitales".
Sobre la tragedia del 6 de febrero de 2014 se ha hecho hincapié en que fue un suceso "en gran medida provocado por los disparos de material antidisturbios por la Guardia Civil", y se ha lamentado que "siguen sin asumirse responsabilidades judiciales ni políticas, mientras los que tuvieron una gran responsabilidad en la muerte de aquellas personas siguen en sus cargos impunemente, quizá porque alguno de ellos le asiste además el ángel de la guarda", han ironizado los organizadores sobre el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.