Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IMAS recomienda a las personas mayores extremar las precauciones en verano para evitar riesgos para la salud

La Dirección General de Personas Mayores recuerda que la sensibilidad a las altas temperaturas aumenta con la edad
El Instituto Murciano de Acción Social (IMAS), a través de la Dirección General de Personas Mayores, se ha dirigido a los centros sociales de mayores y a sus usuarios con la finalidad de recomendarles que extremen las precauciones durante este verano para evitar riesgos para la salud.
El director general de Personas Mayores, Enrique Pérez Abellán, ha indicado que "aunque durante estos meses todas las personas deben ser especialmente precavidas, la sensibilidad a las altas temperaturas aumenta con la edad". Por ello, ha insistido en que las personas mayores "deben extremar las precauciones con el calor".
En este sentido, se informa de que es fundamental estar en lugares frescos y sombríos, pues si las elevadas temperaturas persisten en un día caluroso, se corre el riesgo de sufrir un golpe de calor, y añade que es conveniente mojarse la cabeza y el cuerpo.
Evitar la exposición a los rayos solares en las horas centrales del día, el uso de protección solar, gorro y ropa liviana y, sobre todo, cuidar la hidratación, son las otras recomendaciones facilitadas a los centros de mayores y sus usuarios, han informado fuentes del Ejecutivo regional en comunicado de prensa.
Pérez Abellán ha recordado que "cuando se superan los 28 o 30 grados, es conveniente beber un vaso de agua, pues según la estadística un 40 por ciento de los mayores de 65 años es hipertenso y toma diuréticos, por lo que se corre más el riesgo de perder agua, tanto por la orina como por la transpiración corporal".
En cuanto a la actividad física, actividades como caminar por la arena de la playa o hacer senderismo, es aconsejable que se realicen en las horas comprendidas antes de las 10.00 horas y después de las 18.00 horas.