Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La subida del IVA encarecerá los precios de los productos de parafarmacia y otros servicios adicionales de farmacia

La subida del IVA que entra en vigor el próximo 1 de septiembre va a provocar el incremento de precio de los productos de parafarmacia y otros servicios adicionales ofrecidos en las oficinas de farmacia, tales como los servicios de nutrición, dietética o dermocosmética.
Así lo ha asegurado la asesoría especializada en el sector Asefarma, que recuerda que estos productos no están gravados con el IVA superreducido como los medicamentos, en los que se continuará aplicando un IVA del 4 por ciento.
En el caso de los productos de parafarmacia, la subida del IVA sí supondrá un aumento en el coste de las compras y del inmovilizado de la farmacia y, asimismo, una subida en el precio de las ventas, como ha reconocido Alejandro Briales Casero, director y responsable del departamento fiscal de Asefarma.
Esta situación, no obstante, puede derivar en una reducción de volumen de ventas, ha añadido la subdirectora del departamento de Contabilidad de Asefarma, Patricia Fernández Simón, que propone al farmacéutico "introducir nuevas técnicas de venta, iniciativas específicas de marketing u otros mecanismos que le ayuden a dar a conocer estos productos y servicios, y que le ayuden a incrementar la venta de los mismos".
No obstante, Asefarma recomienda vender aquello que se ha comprado con el IVA del 18 y el 8 por ciento al mismo precio de antes de la subida del IVA, "de modo que en recargo de equivalencia, el margen de beneficios será el mismo, pero el farmacéutico ganará en competitividad".
La otra opción sería vender los productos comprados con el IVA actual más caros debido a la subida del IVA, de modo que "al estar en recargo de equivalencia, esta recomendación implicaría mayor margen de beneficios".
Asefarma ha reconocido además que la situación actual es "diferente a la de 2010", cuando también se aprobó una subida del IVA, ya que las farmacias han experimentado a comienzos de 2012 una revisión de los precios de referencia que quedaba pendiente del pasado 2011, así como la subida en el recargo de equivalencia al que están sujetas.