Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iberia pide al Gobierno una compensación por el impacto económico de las cenizas

La directora de relación con inversores de Iberia, Elena Baillo, recordó que de esta cuantía, 17 millones corresponden a los más de 1.000 vuelos que tuvo que cancelar entre el 15 y el 21 de abril.

"Nosotros hemos pedido una compensación económica al Gobierno tras justificar 17 millones de euros inicialmente, lo hemos solicitado y estamos a la espera", avanzó.

Como consecuencia del cierre del espacio aéreo en Europa, el tráfico de la aerolínea se resintió en abril y cayó un 9,5%. Iberia alojó a más de 6.000 pasajeros (9.000 noches de hotel), contrató autobuses o taxis para enviar a 5.000 clientes a sus lugares de origen o destino y efectuó cambios de reserva a 40.000 personas.

Por su parte, el director financiero de Vueling, Antonio Grau, señaló que la nube de cenizas obligó a la compañía a cancelar cerca de 500 vuelos en la primera oleada de abril, lo que afectó a unos 70.000 pasajeros, lo que supuso un margen de pérdida de 10 euros por pasajero. Del 8 al 11 de mayo, Vueling anuló 211 vuelos, lo que afectó a 26.725 viajeros.

De su lado, Amadeus cifró en unos 7 u 8 millones de euros el impacto de la nube de cenizas, que acabe siendo "probablemente menos".