Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Iglesia de España recaba firmas para que España diga no en Bruselas al acuerdo con Turquía

Las entidades de acción social de la Iglesia católica en España han lanzado una campaña de recogida de firmas contra el acuerdo alcanzado por la Unión Europea y Turquía y para pedir al Gobierno de España que no firme este acuerdo en la reunión del Consejo Europeo que se celebrará los días 17 y 18 de marzo.
Bajo el lema 'Tenemos 72 horas para actuar', Cáritas, la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), el Sector Social de la Compañía de Jesús y Justicia y Paz han lanzado una campaña viral para reclamar al Ejecutivo español que no ratifique este principio de acuerdo para devolver a suelo turco a los refugiados y migrantes que llegan a Europa a través de la frontera este.
Las entidades denuncian que el plan de la UE y Turquía supone "llevar a cabo devoluciones colectivas y tratar a las personas que huyen de la guerra y de las migraciones forzadas como monedas de cambio". Además, consideran que "vulnera los derechos humanos y el estado de derecho en Europa".
"No se trata de una crisis de refugiados sino de una crisis de Europa, ya que lo que se pone en juego con la firma de este acuerdo son los valores y la identidad europea", advierten.
Además, aseguran que tanto España como Europa tienen los medios para ayudar a estas personas. Por ello, piden al Gobierno español "hospitalidad" en lugar de "hostilidad" y exigen al Consejo de la Unión Europea la protección de migrantes y refugiados y la adopción de políticas urgentes de acogida e integración en lugar de medidas que "alientan el miedo y el rechazo al otro".
Asimismo, piden a España que defienda: mantener abiertas las fronteras externas de la Unión Europea para las personas con necesidad de protección; tramitar individualmente cada solicitud de asilo sin discriminación; prohibir las devoluciones colectivas; solidaridad con los países europeos a los que están llegando la mayoría de los refugiados; establecer vías de acceso legal y seguro a Europa y un sistema de distribución de la población refugiada justo; y abordar las causas por las que tantas personas abandonan involuntariamente sus hogares por el miedo, la guerra o el hambre.