Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Iglesia, ONG y entidades sociales piden una sociedad con "compasión" ante las injusticias y vulneración de DDHH

Instituciones y organizaciones de la Iglesia y entidades sociales han coincidido en la necesidad de avanzar hacia una "cultura de la compasión" ante las injusticias, vulneraciones de Derechos Humanos y desprotección en "tantísimos" lugares del mundo.
Así lo han apuntado representantes de organizaciones como Cáritas, Manos Unidas, Juventud Obrera Cristiana, Mensajeros de la Paz o la propia Comisión de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Española durante un coloquio organizado por la editorial Verbo Divino que ha tenido lugar en las instalaciones de la Revista 21.
El encuentro, conducido por el teólogo Xabier Pikaza, ha girado en torno a la idea recogida en el libro 'Entrañable Dios', del que Pikaza es autor junto con José Antonio Pagola.
Pikaza ha indicado que acoger, ayudar y proteger son valores bíblicos en favor de los más débiles y ha recordado que Dios quiere que las personas sean acogidas y no pasen hambre. "Justicia y misericordia son inseparables", ha afirmado, para preguntarse: "¿Pueden ser nuestros países europeos estados de derecho cuando hay gente que pasa hambre, no se acoge al extranjero, o son vulneradas tantas obras de justicia?".
Entre los participantes del coloquio, algunos participantes también han cuestionado el "voluntarismo piadoso" y otros han hecho un llamamiento a actuar en favor de la justicia, especialmente, en este año jubilar de la misericordia, yendo "más allá del postureo".
También se han referido al compromiso de los políticos en la tarea de lograr una sociedad más justa y no han faltado críticas al hecho de "que las posturas más conservadoras católicas se hayan adueñado de la actividad política". En este sentido, algunos participantes han propuesto el principio de "esperanza con calidez de corazón y desde una moral que esté en lo normal, evitando los rigorismos de tiempos recientes".
Por su parte, las organizaciones solidarias han manifestado que las personas que colaboran con ellos les exigen "que la misericordia se note, se guste, se toque". Por ello, han reivindicado que la labor con las personas más necesitadas se haga con "pasión" y no con "tibieza institucional".
Concretamente, el secretario general de Cáritas en España, Sebastián Mora, ha invitado a "quitar el velo a la injusticia", a trabajar en pro de una justicia para vivir en comunidad y a entender el futuro como una promesa y no como una amenaza porque, a su juicio, solo así se logrará una cultura de la compasión.