Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La campaña de Ikea 'El poder de la luz' recauda en España más de 1,7 millones de euros para ACNUR

La campaña de Ikea 'El poder de la luz' ha logrado recaudar en España más de 1,7 millones de euros para ACNUR. A través de esta iniciativa, se han instalado farolas de energía solar en los campos de refugiados, así como linternas solares para el interior de las tiendas, mejorando la calidad de vida y seguridad de sus habitantes.
Por ello, ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha agradecido a clientes y colaboradores de Ikea su apoyo a la campaña que, en sus tres ediciones, ha recaudado 30,8 millones a nivel mundial para los refugiados.
En un comunicado, Ikea detalla que la última edición de 'El Poder de la luz' se llevó a cabo desde el 29 de noviembre hasta el 19 de diciembre de 2015, periodo en el que se recaudaron 12,4 millones de euros en todo el mundo, alcanzando el récord de toda la campaña. En España, la recaudación ha superado los 592.000 euros.
La campaña se ha llevado a cabo en tres ediciones en más de 300 tiendas en 40 países. Por cada bombilla LED vendida, la Fundación Ikea ha donado un euro a ACNUR. Los fondos recaudados ayudarán a mejorar las vidas de 280.000 refugiados de Asia, África y Oriente Medio, proporcionándoles oportunidades educativas y farolas solares, lámparas solares y otras soluciones de energía renovable.
Así, gracias a 'El Poder de la luz' se podrán cubrir las necesidades energéticas de 60.000 refugiados. Asimismo, reducirá las emisiones de CO2 en 3.500 toneladas al año.
Desde el inicio de esta campaña en 2014, más de 280.000 refugiados y miembros de las comunidades de acogida en Etiopía y Jordania viven ahora con mayor seguridad de noche, gracias a la distribución de 56.000 linternas con energía solar y la instalación de 720 farolas solares.
Asimismo, para mejorar la eliminación de residuos se han construido 22 plantas de biogás en Bangladesh que permiten procesar desechos humanos y generar combustible para cocinar, beneficiando a más de 200 familias de refugiados y más de 37.000 niños refugiados han podido acudir a la escuela primaria y 740 nuevos docentes han sido formados en Bangladesh, Chad y Etiopía.