Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Imputados por estafa los cinco sindicalistas de Mossos investigados por compra de votos

El SAP dice que el Tribunal de Cuentas y otros juzgados han archivado denuncias similares
El Juzgado de Instrucción 1 de Sabadell (Barcelona) ha ampliado la imputación contra cinco miembros del sindicato de los Mossos d'Esquadra SAP-UGT por delitos de estafa y contra la Hacienda Pública después de investigarles por presuntamente comprar votos por correo para las elecciones sindicales de 2011.
Según ha informado este lunes a Europa Press el abogado del SPC --sindicato rival que presentó la querella que inició el caso--, Javier Aranda, les atribuyen también un delito de estafa por haber cometido un "engaño" para conseguir un beneficio y contra la Hacienda Pública por obtener dinero público a través de los liberados sindicales, y los cinco están citados este martes en el juzgado.
Fuentes del SAP-UGT consultadas por Europa Press aseguran que esta ampliación se presentó después de que el Tribunal de Cuentas abriera una investigación, que ha sido archivada, por lo que "no hay caso ya que no ha habido ninguna irregularidad".
Aseguran que el SPC ha presentado otras denuncias en juzgados catalanes que se han archivado en primera y segunda instancia, y que solamente prosigue en este juzgado.
Para el sindicato, el SPC ha presentado la querella contra ellos "para justificar la pérdida de las elecciones", y han recordado que desde 2009 ningún sindicato de Mossos ha recibido ninguna subvención.
DENUNCIA DEL SPC
Según denunció el SPC, durante el periodo de elecciones sindicales en julio de 2011 muchos agentes solicitaron el voto por correo pese a poder ir a votar a cambio de un 'kit' valorado en 60 euros con una navaja, una llave de esposas, una funda de pistola, una herramienta para cortar cinturones de seguridad y una linterna.
Una vez tenían la documentación para emitir el voto por correo, presuntamente la entregaban al sindicato para que votara por ellos, siempre según la versión del SPC, que aseguró en su día que al menos 5.500 personas habían pedido votar de este modo.