Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iñaki Urdangarín celebra su santo rodeado de su familia y sus amigos íntimos

Los Duques de Palma celebraron el martes por la tarde la onomástica de Iñaki Urdangarin reuniendo en su casa de Pedralbes a familiares y amigos íntimos. La pareja que se encuentra prácticamente recluida en su domicilio, quiso organizar una fiesta para celebrar el día de San Ignacio.
Los cuatro hijos de los Duques de Palma, Juan, Pablo, Miguel e Irene, regresaron ayer a Barcelona pasadas las ocho y media de la tarde tras pasar dos días con su abuela, la Reina, en la isla balear. Los pequeños que llegaron a la isla el pasado domingo, estuvieron todo el día en la isla de Cabrera junto a Doña Sofía, su tía Elena y sus primos Felipe y Victoria.
A última hora de la tarde del martes, la Duquesa de Lugo llevó a sus sobrinos al aeropuerto de San Joan para coger un vuelo con destino a Barcelona. Allí llegaron pasadas las ocho y media de la tarde, a tiempo para celebrar con su padre un día tan especial. Juan, Pablo, Miguel e Irene parecían felices por regresar a casa junto a sus padres tras su corta estancia en Marivent.
En la íntima celebración estuvieron presentes Ana Urdangarin con su marido y sus tres hijos y el regatista Roberto Molina con su mujer y sus hijos. Molina es uno de los mejores amigos de la pareja y prueba de ello es que ha acudido cada día a visitar al matrimonio que en estos momentos necesita todo el apoyo.
Con los niños ya en casa, Iñaki y Cristina, pudieron disfrutar de una velada rodeados de familiares y amigos, precisamente el apoyo que parece necesitar la pareja.
Aunque la Infanta iba a viajar a Palma el pasado domingo con la intención de quedarse una semana junto a sus hijos, cambió sus planes a última hora parece que por la negativa de Zarzuela de que Urdangarin acompañara a su esposa. Los Duques prefirieron quedarse en Barcelona pero también decidieron que sus hijos tan sólo permanecieran en la isla dos días en lugar de los siete que estaban planeados.
Al día siguiente, el abogado de Iñaki Urdangarín, acudió a la residencia de los duques de Palma, para reuinirse se nuevo con su cliente. Y es que al yerno del Rey le espera unos duros meses por delante.