Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Infanta Elena, emocionada y a carcajadas en el colegio de niños sordos Tres Ölivos

La Infanta Elena ha asistido emocionada al Colegio Tres Olivos, un centro de integración preferente de discapacitados auditivos, donde conviven alumnos sordos y oyentes en un entorno normalizado de enseñanza. Los alumnos de Educación Secundaria sorprendieron a Doña Elena con un concierto de originales instrumentos como abanicos, un complemento que pocas veces falta en sus manos.
Una composición muy especial, en la que se combinaban xilófonos con vasos de plástico y botes de papilla a modo de tambores, además de abanicos, que los chicos y chicas abrían y cerraban con fuerza y estilo.
LA INFANTA ELENA ASISTE EMOCIONADA A UN CONCIERTO DE JÓVENES DISCAPACITADOS AUDITIVOS
La fundadora y directora del centro Tres Olivos, Adoración Juárez, mostró gran parte de las instalaciones a la Infanta, acompañada por la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, y por la viceconsejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Alicia Delibes.
Doña Elena, vestida con un elegante traje de chaqueta azul marino y con uno de sus inseparables abanicos en sus manos, comenzaba la visita del colegio en las aulas de Educación Infantil, donde ha comprobado que todos los profesores imparten las clases con lenguaje bimodal (lenguaje oral y de signos).
LOS PEQUEÑOS LE SACARON LA SONRISA EN VARIAS OCASIONES
Una de las anécdotas de la jornada se produjo cuando los pequeños de 3 años estaban leyendo el libro de "Los tres cerditos". La profesora les explicaba que el lobo era malo y les preguntaba si ellos eran buenos o malos. La mayor parte de los menores dijeron con gracia ser buenos, respondiendo con la voz y también con signos, pero dos de ellos han reconocido con ingenuidad que eran malos, lo que ha provocado la risa de doña Elena.
La Infanta volvió a sonreír cuando en la clase de alumnos de 2 años, que estaban viendo dibujos de alimentos, han afirmado que iban a ir a comer "cuando se fuera la Princesa".
Después, se acercó hasta una clase de Formación Profesional (FP) de Farmacia y Parafarmacia, donde estudiantes ya adolescentes estaban fabricando vaselina hidratante para los labios. En la misma clase, una de las alumnas con discapacidad auditiva ha explicado emocionada a la Infanta que lleva en el colegio desde pequeña.
Entre el alumnado del centro Tres Olivos se podía apreciar a chicos y chicas con implantes cocleares en sus cabezas, que, gracias a su alta tecnología, convierte las señales acústicas en eléctricas para estimular el nervio auditivo.
Precisamente por ello, en este colegio las clases están insonorizadas, no se pueden llevar estuches metálicos, los muebles están protegidos para que su movimiento no provoque chirridos o ruidos fuertes e incluso se notaba que los alumnos que estaban en la cancha de baloncesto gritaban como en otros colegios, pero con moderación.
El colegio Tres Olivos -que recibe visitas internacionales para conocer su modelo de enseñanza- forma parte del proyecto educativo de la fundación "Dales la palabra", basado en la experiencia de profesionales y en la iniciativa de la asociación de padres "Entender y hablar", creada en 1975 para la integración de sus hijos sordos.