Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fallece un efectivo de la UME en la extinción del incendio de Sierra de Gata

Un cabo primero de la Unidad Militar de Emergencias (UME) ha fallecido en las labores de extinción del incendio declarado en la Sierra de Gata, en la provincia de Cáceres, y otros tres militares han resultado heridos con pronóstico reservado, según ha confirmado fuentes del Ministerio de Defensa. Otro de los militares heridos está herido de carácter grave y ha sido trasladado en helicóptero al Hospital Infanta Cristina de Badajoz.

El cabo primero fallecido respondía a las iniciales de A.G.M, tenía 35 años y residía en la localidad de Villasequilla (Toledo). Pertenecía al Batallón de Intervención en Emergencias de Madrid (BIEM I), ubicado en Torrejón de Ardoz
El suceso ha tenido lugar en el accidente de un vehículo autobomba de la UME que participaba en las labores de extinción del incendio declarado anoche en la Sierra de Gata. La UME se había incorporado este mismo sábado a las labores de lucha contra este incendio.
El cabo primero es el primer miembro de la Unidad Militar de Emergencias (UME) que fallece participando en las labores de extinción de un incendio. Se trata del segundo miembro de la UME fallecido durante su participación en maniobras o en misión. El primero fue el soldado Héctor Luelmo Mayo, que murió en el pantano de Entrepeñas, en la localidad de Sacedón (Guadalajara), tras desaparecer mientras realizaba prácticas de buceo en marzo de 2011.
El incendio se encuentra estabilizado, según han declarado los responsables del Plan de Lucha contra Incendios Forestales de Extremadura (Plan Infoex), aunque está previsto que durante la noche continúen trabajando en la zona afectada cinco camiones, ocho retenes y cuatro bulldozers. Su tarea será la de refrescar los puntos calientes que aún hay y vigilar para evitar posibles reproducciones, según ha informado el Gobierno de Extremadura en nota de prensa.