Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Inician un estudio para ver si la ropa de seda puede ayudar a aliviar los eccemas

El Centro de Dermatología de la Universidad de Nottingham, en Reino Unido, va a poner en marcha un ensayo clínico para determinar si la ropa de seda puede ser realmente de ayuda para aliviar los síntomas causados por los eccemas en niños.
En el trabajo está prevista la participación de 300 menores que ya han comenzado a ser reclutados, y hay dos distribuidores textiles que se han comprometido a ceder sus prendas para el estudio, que pretende comprobar si realmente la seda puede aportar un beneficio adicional para estos pacientes.
"Tenemos que saber si estos productos están a la altura de la demanda que hay actualmente de estos productos", ha reconocido Kim Thomas, autor de este trabajo.
El ensayo comparará el uso de prendas de vestir de seda con el cuidado habitual de los eccemas y los niños incluidos en el estudio se dividirán en dos grupos. El primero recibirá tres conjuntos de ropa interior de seda, y se pedirá que los niños usen estas prendas debajo de su vestimenta habitual durante seis meses. El grupo que no use la seda podrá decidir llevar estas prendas después de estos primeros seis meses, en los que si podrán usar los tratamientos convencionales, tanto cremas como esteroides tópicos.
Durante este periodo se someterán a cuatro revisiones periódicas, a las que se sumarán un cuestionario semanal que deberán cumplimentar los padres para saber tanto la evolución del eccema como la frecuencia con que se usan realmente estas prendas.
Si esta investigación puede mostrar que estas prendas ofrecen beneficios adicionales para los pacientes, apuntan los científicos, se trataría de un hallazgo importante ya que beneficiaría a muchos niños "sin efectos secundarios".
"La ropa de seda es cómoda de llevar y tiene propiedades protectoras y antimicrobianas. Sin embargo, la evidencia se limita a unos pocos estudios y debe confirmarse con un estudio a mayor escala", ha dicho Thomas.