Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Instituto Carlos III firma su primer acuerdo de colaboración con una entidad privada para incrementar su financiación

La compañía dotará al centro investigador de equipos de última generación de biología molecular
El Instituto de Salud Carlos III y Roche Diagnostics han rubricado un acuerdo marco de colaboración conjunta, el primero de estas características que se firma con el amparo de la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, que posibilita la formalización de pactos conjuntos de colaboración público-privada, con el objetivo de incrementar tanto la financiación como investigación en I+D+i.
En este caso, ambas partes se comprometen a colaborar en la realización de estudios y la ejecución de proyectos y programas de investigación y desarrollo en las áreas científicas de interés común; además han firmado un segundo convenio centrado en la dotación tecnológica de los Institutos de Investigación Sanitaria (IIS) en el área de la investigación genética y genómica.
La secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, ha presidido la firma de los convenios, que han rubricado Antonio L. Andreu, director del ISCIII, Jaime Vives y Artur Palet, consejero delegado y director de Desarrollo de Negocio de Roche Diagnostics.
La secretaria de Estado ha destacado la importancia de este tipo de acuerdos para la I+D+i española y ha explicado que uno de los principales objetivos del departamento que dirige es "incentivar la participación privada para incrementar tanto la financiación como en la ejecución de la I+D. Para ello, la colaboración público-privada es una de las principales herramientas".
Por su parte, el director del ISCIII ha incidido en la importancia de la colaboración entre el sector público y privado para mejorar la eficacia de las políticas de I+D+i en el sistema español de ciencia y tecnología y muy especialmente en el ámbito de la investigación sanitaria.
Finalmente, y en línea con lo anterior, Vives ha señalado el apoyo de Roche a este tipo de colaboraciones con organismos públicos, ya que "es una de las mejores vías para mantenernos a la vanguardia de la ciencia".
INVESTIGACIÓN, FORMACIÓN Y PROMOCIÓN
El acuerdo recoge el compromiso de colaboración para llevar a cabo actividades relacionadas con la investigación científica y el desarrollo tecnológico relacionado con soluciones integrales de salud, incluidas actividades de formación del personal investigador y técnico, de promoción social de la investigación y la mejora tecnológica de los IIS, así como otras actividades que sean consideradas de interés mutuo.
Aunque, desde el organismo se destaca el compromiso de la farmacéutica a suministrar a los IIS seleccionados por el ISCIII diez equipos de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) de última generación para el apoyo tecnológico de las investigaciones en esta materia. Las bases de esta alianza son mejorar la dotación tecnológica de los IIS y tratar de desarrollar nuevas herramientas diagnósticas que permitan el empleo más preciso de este tipo de tecnología.
La reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es una técnica de biología molecular que permite la rápida replicación del ADN. Con la PCR cantidades mínimas de material genético pueden ser amplificadas millones de veces en pocas horas, permitiendo la detección rápida y fiable de los marcadores genéticos de enfermedades infecciosas, cáncer y desórdenes genéticos.
El uso de la tecnología de la reacción en cadena de la polimerasa ha aumentado mucho la capacidad de los científicos para estudiar el material genético; la PCR ha cambiado la forma en la que se lleva a cabo la investigación y diagnóstico médico.
La capacidad de producir rápidamente grandes cantidades de material genético ha permitido avances científicos significativos, incluyendo la huella dactilar del ADN y la secuenciación el genoma humano. Además, la tecnología PCR ha influido mucho en los campos del diagnóstico de la enfermedad y manejo del paciente, particularmente en las áreas de sida y hepatitis C.