Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Instituto Halal de la Junta Islámica de España condena los atentados de Bruselas

El Instituto Halal de la Junta Islámica de España, con sede en Córdoba, ha condenado este miércoles los atentados de Bruselas (Bélgica) de este martes y se ha sumado al minuto de silencio convocado por el Ayuntamiento de Córdoba, en señal de repulsa y condena de dichos atentados.
En concreto, la directora del Instituto Halal y presidenta de la Junta Islámica, Isabel Romero, ha expresado su "conmoción por los hechos de barbarie ocurridos ayer en la capital belga" y que han costado la vida a más de 30 personas y dejado heridas a 230.
Romero ha condenado estos "actos de violencia y terror, que despiertan en los musulmanes un gran sentimiento de tristeza y que generan desconfianza en la ciudadanía, provocando una mayor polarización y fractura social".
En este sentido, Romero ha manifestado su "rechazo absoluto hacia los autores materiales de los atentados, así como hacia todas aquellas personas y entidades que apoyan ideológicamente o financian el terror, la violencia y que utilizan el crimen como instrumento para conseguir sus fines".
La presidenta de la Junta Islámica ha hecho hincapié en "que el Islam prohíbe de manera tajante la agresión a seres humanos inocentes y bajo ningún concepto justifica el crimen y el asesinato. De hecho, quienes cometen actos de terror, como los de Bruselas, Turquía o Mali, vulneran los principios básicos del mensaje del Islam".
De hecho, según ha recordado, "así se dictamina en la histórica Fatua contra el terrorismo (2005), que decretó la Comisión Islámica de España tras los atentados del 11-S y el 11-M, dos graves precedentes sobre los que, de igual modo, hicimos pública nuestra total y firme denuncia".
Romero ha concluido señalando que "ninguna persona ni grupo, cualquiera que sea su condición, tiene derecho a manchar y desfigurar la imagen y dignidad del Islam y los musulmanes, por lo que aquéllos que realicen actos de terror son enemigos de esta religión y ajenos a sus principios y valores universales".