Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Intenta castrarse porque su familia se opuso a que cambiara de sexo

A la desesperada. Un chico boliviano de 17 años casi muere desangrado cuando intentó castrarse en su casa. El adolescente quería cambiar de sexo y su familia no lo apoyaba, por lo que decidió realizarse con sus propias manos la operación que le negaban.
El joven, cuya identidad no fue divulgada por ser menor de edad, estaba tan inconforme con su sexualidad, que decidió ocuparse él mismo del asunto y se cortó los testículos, lo que le provocó una grave hemorragia.
El caso no soprendió al los médicos del Hospital de clínicas de la capital boliviana en La Paz, ni al jefe del área de Urología, Beckep Barragán: "Hemos tenido otros pacientes con las mismas características del joven, todos se han cercenado los testículos, aunque hubo uno que trató de quitarse todo el pene", precisó.
Al parecer, el adolescente había buscado información sobre extirpación de los órganos genitales masculinos en Internet para poder realizar la operación él mismo, ante la negativa de su familia de ayudarlo en su decisión de convertirse en mujer.
El chico se aplicó anestesia local y esperaba realizar el procedimiento con la ayuda de un espejo, pero al primer corte que se hizo el sangrado fue tan abundante que no pudo seguir.
Después de que pasara el peligro, el joven explicó que quería cortar sus testículos para tener características "más femeninas como una piel más fina, una voz más delgada y evitar el crecimiento del vello púbico".
El médico explicó que "aunque es doloroso hacer estas prácticas, ellos (los jóvenes) las realizan en su desesperación".