Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Interceptan en alta mar un velero cargado con 800 kilos de cocaína con destino a Galicia

Una operación conjunta de la Policía Nacional y de la Guardia Civil ha permitido interceptar un velero cargado con 800 kilos de cocaína que se dirigía a Galicia y que provenía de Suramérica. La embarcación fue abordada por los agentes, que arrestaron a sus tres tripulantes.

Según ha explicado el Ministerio del Interior, la organización de narcotraficantes pretendía, una vez descargada la droga en las costas españolas, distribuirla a lo largo del país, así como en el resto de Europa. El velero ha sido conducido al Puerto de Vigo por las fuerzas de seguridad.
Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado investigaban desde el pasado mes de noviembre a una organización dedicada al transporte de grandes cantidades de cocaína desde Suramérica a España.
Para efectuar el transporte, los integrantes de esta organización empleaban diversos tipos de embarcaciones, como mercantes, pesqueros, veleros o lanchas rápidas.
Las investigaciones policiales permitieron descubrir que un velero de esta organización había zarpado a España con una importante cantidad de estupefaciente.
Por este motivo, se puso en marcha un operativo conjunto en el que la Guardia Civil fletó a su barco Río Miño con una dotación de agentes del GEO de la Policía Nacional, así como de investigadores adscritos a la Brigada Central de Estupefacientes del Cuerpo Nacional de Policía y a la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil.
En la operación colaboraron el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO), con informaciones procedentes de sus oficiales de enlace en MAOC-N y JIATFs y la DEA, además de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. Para el abordaje de la embarcación participaron aeronaves de la Guardia Civil, del Ejército del Aire Español y de la Fuerza Aérea de Portugal.