Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Interceptan a tres pescadores furtivos, que ya tienen 100 denuncias, con 21 kilos de peces en aguas de Santander

El Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil de Cantabria ha interceptado a tres pescadores furtivos que estaban utilizando artes de pesca profesionales desde una embarcación de recreo en aguas de Santander. Se les ha intervenido casi 21 kilos de pesca, de lubinas, sargos, caballa y besugo rojo, así como la embarcación utilizada y un palangre que tenían en las proximidades de la playa del Camello.
Con esta intervención, más otras realizadas anteriormente, los acusados acumulan en total más de 100 infracciones administrativas en materia de pesca, han informado fuentes de la Guardia Civil en nota de prensa.
Según explica, se habían establecido diferentes servicios de vigilancia al tenerse constancia de la existencia de un grupo de personas que estaba practicando pesca furtiva, lo que causaba alarma entre los profesionales del sector, además de producir daños en el medio marino.
Dentro de este operativo, la tarde del pasado viernes se avistó en la Península de la Magdalena una embarcación neumática de unos 5 metros de eslora y con tres tripulantes, que se encontraba por la Isla de Mouro y con dirección a la playa del Sardinero.
Se sospechó que podría tratarse de la embarcación que se buscaba, y más al tratarse de un día no idóneo para navegar, ya que se registraba mar de fondo con una altura aproximada de 3 metros.
Los sospechosos fueron vistos después por la zona de la playa del Camello, donde había varias personas realizando surf, y realizaron operaciones con un arte de pesca profesional tipo palangre, izando el pescado capturado.
Al observar esta maniobra desde el punto de vigilancia terrestre, se movilizaron embarcaciones de la Guardia Civil y los sospechosos emprendieron la huída al verse sorprendidos, soltando el palangre y ocultándose.
Posteriormente, fueron vistos de nuevo poniendo rumbo a la bahía de Santander, aproximándose a tierra a la altura del Museo Marítimo, donde desembarcó uno de los tripulantes. Dos agentes de la Guardia Civil que se encontraban en ese punto se dirigieron a él y, al verse sorprendido, lanzó al mar un palangre que llevaba, aunque pudieron evitar que tirara una bolsa con pesca.
La embarcación sospechosa continuó a la bocana de Puertochico, donde, tras realizar la operación de atraque, la Guardia Civil procedió a identificar a los otros dos sospechosos y a realizar los informes denuncias correspondientes por realizar pesca utilizando artes profesionales desde una embarcación recreativa, así como por obstrucción a la labor inspectora, en el caso del que se deshizo del palangre ante la presencia de los agentes.
Además se consiguió recuperar el palangre que estaban utilizando a la altura de la playa del Camello, de unos 300 metros, aunque fue imposible recuperar el lanzado a la altura del Museo Marítimo.
Además de los casi 21 kilos de pesca, que se entregaron a una institución benéfgica, se decomisó tanto el palangre como la embarcación utilizada, quedando a disposición de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno de Cantabria, lugar donde se remiten los informes denuncias.
Los tres hombres acumular con esta actuación más de 100 denuncias por infracciones administrativas en materia de pesca, principalmente por el uso de artes profesionales para la pesca, mariscar en época de veda o hacerlo careciendo de autorización y carecer de licencia de pesca, entre otras.