Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Interceptan un vehículo en la frontera entre Melilla y Marruecos con un inmigrante en un doble fondo

La Guardia Civil ha detenido en Melilla a un individuo que ha intentado pasar la frontera con Marruecos con un inmigrante oculto en su automóvil e investigaciones posteriores han determinado que un día antes había logrado "colar" a un subsahariano por el mismo procedimiento. Tras ser puesto a disposición judicial, el magistrado ha ordenado su ingreso en prisión.
Según han informado a Europa Press fuentes policiales, los hechos se han producido en la Aduana de Beni-Enzar durante el control de un vehículo marca Seat, modelo Toledo de color negro y matrícula nacional, que en esos momentos accedía a la ciudad español procedente de Marruecos ocupado a primera vista únicamente por su conductor.
Sin embargo, al iniciarse el reconocimiento por la zona del salpicadero los agentes han apreciado cierta anomalía que conllevó la introducción de la mano del guardia civil actuante por la parte inferior de la guantera, acción en la que palpó en el interior de ese habitáculo "una chapa metálica", que despertó sus sospechas.
El portavoz policial ha indicado que "ante la certeza de llevar un doble fondo, los guardias arrancaron el salpicadero para poder auxiliar a la persona allí oculta a salir de tan infrahumano habitáculo". Una vez en el exterior recibió primeros auxilios, sin que fuese necesario atención médica, ya que se logró estabilizar de los síntomas que presentaba y aquejaba, consistentes en "leve sudoración".
La persona auxiliada es un varón, indocumentado, que dice proceder de Guinea Conakry, de unos 19 años de edad, el cual ha pasado a disposición judicial en calidad de testigo y posteriormente se le ha aplicado la vigente Ley de Extranjería.
La citada fuente ha subrayado que la investigación posterior "ha determinado sin género de dudas la entrada del mismo vehículo y conductor el día anterior, con otra persona oculta en su interior", a la que "abandonaron a su suerte" en un determinado lugar del extrarradio de la ciudad, "procedimiento que suelen utilizar las personas que sin escrúpulos se dedican a esta modalidad delictiva conocida como tráfico de seres humanos", ha indicado el portavoz policial.
El conductor detenido es un ciudadano de nacionalidad marroquí, provisto de tarjeta de residencia y domicilio en Melilla, de 32 años de edad, que ha pasado a disposición judicial como supuesto autor de un delito contra los ciudadanos extranjeros, decretando la autoridad judicial su ingreso en prisión.