Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Interior refuerza con cerca de 300 antidisturbios la presencia de la Policía Nacional en Cataluña

El Ministerio del Interior ha decidido reforzar con 300 efectivos de antidisturbios de la Unidad de Intervención Policial (UIP) la presencia de la Policía Nacional en Cataluña, principalmente para proteger los edificios cuya competencia recae sobre el Gobierno central, han informado a Europa Press fuentes policiales.
Estas mismas fuentes han precisado que el despliegue por el momento afecta a siete grupos procedentes de distintos puntos de España; cada grupo de la UIP está integrado por 50 efectivos, si bien las fuentes consultadas explican que generalmente no se desplazan en su integridad, por bajas, libranzas o participaciones en cursos de formación.
Estos siete grupos se unen a los dos con los que cuenta la UIP de la Policía Nacional en la sede de Barcelona y, en los próximos días, este despliegue se incrementará con al menos otros dos grupos, según las mismas fuentes consultadas.
Se encargarán de proteger los edificios del Estado como la Delegación del Gobierno, la Jefatura de Policía u otras instalaciones policiales que "por el clima social y político" puedan ser objeto de protestas o estar en el recorrido de alguna manifestación.
Si bien las manifestaciones suelen ser pacíficas, siempre puede haber alguna persona que se desmarque para atentar contra dichos edificios y, por ese motivo, se refuerza la seguridad, pero que "en ningún caso" se invaden las competencias de los Mossos en el capítulo de seguridad ciudadana, han asegurado fuentes policiales.
En la misma línea, fuentes del Ministerio de Interior enmarcan este movimiento de efectivos dentro de "la normalidad".
Un centenar de personas acampó el martes en Barcelona frente a la Delegación del Gobierno en Cataluña para pedir que se celebre la consulta el 9 de noviembre e instar a la "desobediencia" a las instituciones catalanas en caso de que se prohíba finalmente.
La protesta se disolvió a petición de los Mossos d'Esquadra y los participantes recogieron la veintena de tiendas de campaña que había colocado frente al edificio oficial.