Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Interior reforma la Ley de Tráfico para que nadie se escape de pagar las multas

Interior ha presentado los principales cambios que afectarán a los conductores con la reforma de la Ley de Tráfico, que entra en vigor el próximo 25 de mayo, Con ella, se endurecen algunas faltas al volante y se estrenan medidas para recaudar el dinero de las multas en un tiempo récord, en un mes, además de para evitar que nadie escape a pagar sus sanciones. Todo, dice el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, para agilizar el servicio. En la calle, los conductores sin embargo piensan que tras la reforma hay un afán recaudatorio.
conseguir un "carné por puntos lo más eficaz posible",
Asimismo, se homogeneiza la cuantía de las multas en todas las ciudades de forma que una infracción leve costará 100 euros, una grave 200 euros y una muy grave 500 euros, mientras que hasta ahora cada ayuntamiento podía variar dentro de una franja determinada la cuantía de las sanciones.
Además, la reforma pretende lograr que el 25 por ciento de infractores que actualmente no pagan sus multas, y que son "la gente que más infracciones acumula", no puedan "escaparse" de pagar mediante "farragosos procedimientos administrativos". "Los que quieran pagar la multa, que son la mayoría, lo podrán hacer lo antes posible y además van a ahorrarse dinero", ha subrayado el ministro.
Cometer una infraccion y pagar al instante tendrá un descuento del 50 por ciento en la multa. De este modo, si el conductor abona en los primeros 30 días la sanción le costará la mitad, pero si decide recurrir y pierde, tendrá que pagar el importe integro. Aún así, el Gobierno insiste en que no aumentarán las sanciones, opinión que no se comparte en la calle, donde los conductores aseguran que, tras la reforma, debe haber un afán recaudatorio.
Entre las principales novedades de la ley, se encuentra también la eliminación de la suspensión del carné de conducir como sanción, que actualmente se aplicaba por faltas graves y muy graves. En total, hasta ahora se suspendían alrededor de 100.000 carnés de conducir al año.
La reforma también incluye nuevas sanciones como programar el navegador (que detrae puntos y es una infracción grave), estacionar en las plazas reservadas para discapacitados (quita puntos y es infracción grave), llevar la matrícula ilegible (no detrae puntos pero es infracción grave), permitir que una persona sin carné conduzca (no detrae puntos, pero es una infracción grave) y circular sin luces y elementos reflectantes en las bicicletas (no detrae puntos y es leve). IM