Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Internada en un centro de menores una de las encubridoras del crimen Seseña

Una de las dos menores detenidas como encubridoras del asesinato de Cristina Martín de la Sierra, la menor de trece años encontrada muerta en una antigua cantera de yeso de Seseña (Toledo) el pasado 3 de abril, está internada en un centro de menores, informaron a Efe fuentes judiciales.
Por el crimen de Cristina han sido imputadas tres menores, la presunta autora de los hechos, una compañera de instituto de la víctima, de catorce años, y que está recluida en un centro de menores desde cuatro días después de aparecer el cadáver, y otras dos menores como encubridoras, aunque no había trascendido si estaban en libertad o internadas.
Las fuentes judiciales consultadas por Efe indicaron que la menor encubridora ingresó en un centro de menores con posterioridad a la presunta autora material y una vez que estaba decretado el secreto del sumario.
La Ley del Menor establece para el delito de encubrimiento el internamiento, en régimen cerrado, de hasta dos años, mientras que por el de asesinato contempla cinco de internamiento y tres más en libertad vigilada para los menores de entre 14 y 16 años, penas máximas que solicitará la familia de Cristina.
Ayer, el padre de Cristina, Francisco Martín de la Sierra, lamentó que estas menores, ambas "imputables", es decir, de al menos catorce años, no hubieran confesado en su momento lo que sabían, pues de haberlo hecho podrían haber salvado la vida de su hija.
Cristina Martín de la Sierra recibió varios golpes en la cabeza hasta quedar inconsciente, aunque el desenlace de su muerte se debió a los cortes en la muñeca izquierda, que la acabó desangrando en una agonía que pudo durar entre dos y tres días, según la autopsia.