Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Internet, ¿el nuevo 'búnker' de los neonazis?

Han aprendido a utilizar Internet y la han convertido en un nuevo modo de vida. Están más allá de la ultraderecha. Tienen establecida una red de centenares de páginas Web, blogs, foros y grupos en Facebook y Tuenti que los mantienen constantemente en contacto. No podemos afirmar que el movimiento neonazi y racista esté en su eclosión, pero sí que la libertad que la Red de Redes supone, sumada a cierta falta de preocupación por parte de los poderes públicos, han permitido la generación de un peligroso caldo de cultivo. Internet, y todo lo que supone, parece haberse convertido en el nuevo 'búnker' de los neonazis.
Joan Cantarero es autor, entre otros libros, de 'La huella de la bota' (Temas de Hoy), un documentado trabajo sobre la conexión establecida entre criminales nazis escondidos en España y los nuevos movimientos ultra surgidos en nuestro país, con ejemplos como el de la Plataforma per Catalunya de Josep Anglada. Un libro que recuerda a los primeros trabajos del entonces periodista Stieg Larsson sobre la extrema derecha, que el exitoso novelista sueco vuelca en el currículum del protagonista de Millenium, Mikael Blomkvist. 
Los neonazis prefieren Yahoo a Hotmail
Un aspecto muy interesante del libro describe la articulación de estos movimientos a través de Internet. "Ya de entrada se puede detectar una determinada pauta de uso: se utilizan distintas compañías y servidores según el tipo de grupo al que se pertenece; la mayoría de los neonazis utiliza Yahoo y los ultras menos radicales, Hotmail". Esta diferenciación, en cierto modo elitista, tiene una explicación: "Los neonazis alemanes, franceses, rusos y estadounidenses llevan ya muchos años utilizando Yahoo; para entrar en ciertas redes internacionales tienes que acceder a través de determinadas cuentas de correos, así sabes quién está conectado y quién no, etc."
Esta es solo una primera aproximación. La "segunda parte" viene con las páginas Web. En este punto, el trabajo de Cantarero se encuentra con el de un prestigioso colaborador suyo, el presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra. Ibarra nos sugiere un paseo, en principio sencillo, por un par de blogs autodenominados "nacional revolucionarios". Una muestra que ofrece un panorama preocupante: la facilidad para crear una bitácora ha convertido al movimiento neonazi en toda una tela de araña internauta.
Multitud de enlaces nacionales e internacionales
Ibarra nos guía: "Si entramos en el blog 'Jaén Nacional-Revolucionario', podemos encontrar, para empezar, un anuncio para un concierto del grupo 'Batallón de Castigo' este 27 de febrero. El otro día se produjo, por ejemplo, una detención de 54 latin-kings. No se producen detenciones de los asistentes a este tipo de conciertos, a los que pueden llegar a ir 500 personas, articuladas en torno a este tipo de plataformas".
"Pero lo más interesante podemos encontrarlo en la parte derecha del blog: todo un directorio de enlaces a páginas españolas y extranjeras: 'Asociación de amigos Leon Degrelle', 'Acción Animal Nacional Socialista', 'Korredor Vasco Navarro', 'Skins Burgos'... Resulta muy relevante comprobar cómo hay muchos links italianos, como 'Casa Pound' o 'Bloco Studentesco'.
Otro de los 'servicios' que este tipo de blogs ofrece -que se pueden montar en horas por cualquier tipo de usuario- es la conexión a 'Radio Bandera Negra', una emisora digital con sede principal en Italia, pero que cuenta con su versión española. Todo un centro para emitir y difundir lo que Ibarra denuncia como "mensajes de odio".
'Música del odio', agencias, editoriales y hasta distribuidoras
Este tipo de sitios suelen tener acompañamiento musical, autopromoción de grupos ultras que difunden "la música del odio". Precisamente podemos encontrar muchos enlaces con grupos, álbumes, canciones y letras profundamente comprometidas con los 'logros' conseguidos en los años 30 por Adolf Hitler y los promotores del 'Tercer Reich'. Hay más: editoriales -en España 'Nueva República' y 'Europa'-, agencias y distribuidoras de música, ropa y todo tipo de artículos. Un nicho de negocio.
Esteban Ibarra no se rinde: "Llevamos diez años denunciando esto, y en esta tarea estamos siguiendo las alertas de las Naciones Unidas". Las autoridades no están precisamente sensibilizadas: "Sí hay webs que la Guardia Civil ha cerrado, pero porque en ellas los 'skin heads' publicaban datos de inmigrantes para que fueran atacados. Recuerdo una Web de Valladolid donde pedían explícitamente explosivos y armas". "Ha habido hasta páginas donde se vendían armas de fuego, como el conocido caso del Frente Antisistema en Valencia".
Ataques en los foros de los diarios convencionales
Los neonazis van más allá de sus propios sitios. "Los medios convencionales, como 'El Mundo' o 'El País', son frecuente objeto de ataques a través de los foros. Hay una red articulada de militantes para intervenir en lo que consideran que son objetivos estratégicos -noticias sobre la extrema derecha, inmigración, etc.-. Dan la impresión, a primera vista, de que representan el clamor de la multitud, pero podemos comprobar con facilidad que no es así, porque repiten los mismos mensajes en todos los sitios. Pero esto nos revela que tienen recursos económicos para 'liberar' a gente que se dedica exclusivamente a este tipo de tareas".
La cosa no queda ahí: existen multitud de foros privados a través de los que se organizan las reuniones y actividades de los militantes. Para colmo, la irrupción de Facebook ha supuesto un nuevo mundo en el que estos ultras pueden "organizarse" y comunicarse con la impunidad que les da el anonimato. De esta forma, "anonimato e impunidad" son las dos constantes, según Ibarra y Joan Cantarero, del movimiento nazi a través de la red.
¿Cómo luchar contra esta amenaza? Esteban Ibarra pide una mayor actividad de las fiscalías contra los delitos de odio a través de Internet. Joan Cantarero lamenta la falta de sensibilidad de los poderes públicos contra unas conductas, publicaciones y actitudes, causantes de "más de ochenta asesinatos en lo que llevamos de democracia". La técnica y la tecnología demuestran no ser neutras. ¿Hasta cuándo vamos a permitir que determinados mensajes circulen con total impunidad? La propia libertad que Internet supone podría verse potentemente amenazada desde su propio interior.