Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Intervenidos dos detectores de metales a dos expoliadores en un yacimiento arqueológico en Huéscar (Granada)

Un patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) dependiente de la Guardia Civil han denunciado el pasado martes a dos personas de 55 y 64 años de edad vecinos de Cúllar (Granada), por infracción grave a la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía, tras sorprenderles 'in fraganti' con dos detectores de metales en el paraje de Cortijo Torralba en Huéscar (Granada).
En una nota, la Institución Armada ha explicado que uno de los cometidos del Seprona es la de vigilar los yacimientos arqueológicos existentes con el fin de "evitar su expolio", asimismo, tras encontrarse una de las patrullas por el mencionado paraje en el que se encuentran los restos de una villa romana , localizaron en el suelo "pequeños agujeros" recientemente excavados, lo que hizo sospechar a los agentes que podían haber "estado saqueando el yacimiento" desde hace poco por lo que decidieron "intensificar la vigilancia" por la zona.
Por ello, tras encontrarse posteriormente de patrulla por la zona un turismo en las inmediaciones del yacimiento por lo que los agentes decidieron continuar a pie para evitar que "el ruido de las motocicletas alertara a los supuestos expoliadores". Así, minutos después localizaron a dos individuos con sendos detectores de metales recorriendo la zona así ambos "reconocieron que buscaban monedas antiguas, e incluso mostraron a los agentes lo que habían encontrado hasta ese momento, unas pocas piezas de plomo", por lo que han procedido a investigar el posible delito de "infracción grave" de la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía.
Dicha ley prevé que el uso de detectores de metales, u otras herramientas que permitan localizar restos arqueológicos, deberá ser autorizado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, además de establecer que "aun estando autorizado" todo aquel que detecte la presencia de restos arqueológicos deberá "suspender de inmediato" dicha actividad y dar cuenta del descubrimiento antes de veinticuatro horas a dicha Consejería, al Ayuntamiento, o en su defecto a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
Finalmente, les fueron decomisados por la Guardia Civil dichos detectores y los restos encontrados, que han sido puestos a disposición de la Delegación Territorial de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía de Granada. Además, la Benemérita estudia si los daños causados tienen entidad suficiente para ser considerados como un "supuesto delito sobre el patrimonio histórico".