Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores de la Politécnica de Cartagena patentan método para medir la contaminación del suelo de las gasolineras

Investigadores de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) han desarrollo un nuevo método para medir la contaminación del suelo de las estaciones de servicio.
El sistema, que ha conseguido una patente recientemente, mejora cuantitativa y cualitativamente las técnicas empleadas en la actualidad ya que reduce costes, determina el lugar idóneo para los sondeos e identifica zonas contaminadas por hidrocarburos en el subsuelo.
En concreto, el método combina técnicas geofísicas, geoquímicas y sondeos mecánicos y se ha desarrollado en la tesis doctoral de Rosa María Rosales, denominada 'Detección y evaluación de la contaminación del suelo por tanques enterrados de almacenamiento de hidrocarburos en estaciones de Servicio', del programa de doctorado Minería, Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible.
En el desarrollo de la metodología se han puesto a punto varios un análisis químicos siguiendo normativas internacionales que logran óptimos resultados que no se contaminen las muestras de suelo, indica la doctoranda.
La nueva metodología es de gran utilidad para los informes preceptivos de la Administración. El profesor Ángel Faz, codirector de la tesis, resalta el carácter innovador del método. "Los ensayos realizados evidencian la elevada fiabilidad del diagnóstico del suelo", indica.
Para medir la contaminación del suelo, los investigadores utilizan equipos de última generación. La geofísica aplicada permite acceder al subsuelo de forma no invasiva, es decir, conocer lo que hay en el subsuelo sin necesidad de abrir zanjas, rozas o dañar el pavimento de las estaciones de servicio.
En este trabajo han participado investigadores de Agrónomos, Ingeniería Química, Caminos y Minas. La tesis, dirigida por los profesores Ángel Faz, de Agrónomos, y Pedro Martínez, de la Escuela de Caminos, ha contado con financiación de la Fundación Séneca.