Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores de la UPM diseñan una red inalámbrica de sensores para prevenir y extinguir fuegos forestales

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid han diseñado una red inalámbrica de sensores cuyo objetivo es prevenir y extinguir los incendios forestales a través del desarrollo de nuevas tecnologías.
La UPM ha participado en el proyecto PROMETEO a través de B105 Electronic Systems Lab, en el que se ha responsabilizado del desarrollo de una red de sensores inalámbricos capaces de medir variables ambientales y proporcionar datos en tiempo real, algo que puede resultar muy útiles a los organismos encargados de combatir los incendios.
Los resultados del proyecto sobre la red terrena de sensores han sido publicados en la revista científica Journal of Sensors.
En este contexto, el proyecto PROMETEO ha desarrollado un sistema multidisciplinar que integre datos captados por distintas fuentes que permita optimizar las labores de prevención y extinción de los incendios forestales.
PROMETEO es un proyecto de I+D nacional impulsado por el Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) en el que ha participado un consorcio formado por 15 empresas de distintas disciplinas y otros tantos organismos públicos de investigación de varias universidades españolas.
En concreto, el grupo B105 Electronic Systems Lab, de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Telecomunicación de la UPM, junto al grupo GIICA de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y la empresa ISDEFE, se ha encargado de la tarea de desarrollar una red terrena de sensores.
La red consiste en nodos sensores de muy bajo consumo y tamaño capaces de medir variables ambientales como la temperatura, la humedad del terreno, y la dirección y velocidad del viento. A su vez, están dotados de un pequeño procesador y una interfaz inalámbrica por la que transmitir sus mediciones.
Una vez desplegados en el terreno, los nodos forman automáticamente una red que encamina las medidas y mensajes de forma inalámbrica hacia un nodo central. Este nodo central, tras agregar la información procedente de todos los sensores, la envía al centro de control. En este se añade la información del terreno a la procedente de otras fuentes, como imágenes por satélite, datos climatológicos históricos, modelos del terreno y del comportamiento del fuego, etcétera.
La información se puede utilizar en la fase de prevención, ya que permite conocer los lugares con mayor probabilidad de incendios y así, tomar medidas para evitar su aparición, además de realimentar los modelos del terreno con datos actualizados. Si finalmente se produce un incendio, la información es de ayuda para la extinción, ya que informa en tiempo real del avance del fuego, de modo que las labores de apagado son "más eficientes" y seguras para las brigadas en el terrenon.