Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores de la USC asocian el gas radón acumulado en las casas con el cáncer de esófago

Investigadores del Laboratorio de Radón de Galicia de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) han confirmado en un estudio la relación entre mayores niveles de concentración de gas radón en los domicilios y el cáncer de esófago.
La revista International Journal of Radiaton Biology publica el estudio realizado por este grupo, que consigue demostrar una relación directa entre la acumulación de gas en las viviendas y la mortalidad por esta enfermedad.
Para realizar este estudio, los investigadores del Laboratorio de Radón midieron la concentración de este gas en más de 3.500 domicilios gallegos y lugares de trabajo, fundamentalmente de administraciones públicas, y compararon los datos. En sus resultados, apuntan a que los municipios con una mayor concentración de radón residencial presentan también mayor mortalidad por cáncer de esófago entre los varones no fumadores.
El profesor Alberto Ruano de la USC lidera esta investigación en la que también participaron expertos del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III.
El Laboratorio de Radon de la USC lleva años investigando la relación entre las concentraciones de radón residencial y diferentes tipos de cáncer. Este mismo equipo publicó recientemente los resultados de otro estudio, que concluye que existe una fuerte asociación entre radón residencial y cáncer pulmonar y actualmente trabaja en una investigación que se centra en sujetos no fumadores y que también relaciona el radón residencial con un mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón.
El gas radón es un carcinógeno humano reconocido por la Organización Mundial de la Salud que se acumula de manera natural en el interior de los domicilios y otros ambientes cerrados. Según ha explicado la USC, el radón residencial es "la primera causa de cáncer de pulmón en sujetos no fumadores" y "el segundo factor de riesgo de esta enfermedad en los fumadores".