Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores encuentran catalizadores que reducen a un tercio la toxicidad del humo del tabaco

Investigadores de la Universidad de Alicante han demostrado que existen catalizadores capaces de reducir a la tercera parte la toxicidad de los humos del tabaco, según ha informado la Generalitat en un comunicado.
La nicotina y el alquitrán de cada cigarrillo puede llegar a disminuir en más del 70 por ciento, el monóxido de carbono se reduce en torno a un 30 por ciento y otros agentes tóxicos desaparecen en su totalidad, según ha probado el equipo de investigación liderado por el catedrático de Ingeniería Química Antonio Marcilla, que cuenta para su proyecto de la ayuda del programa Prometeo concedida por la Generalitat.
El material que actúa de catalizador es un producto inorgánico no tóxico, de composición elemental similar a la sílice, y con un coste de elaboración asumible. Según los investigadores, ni el aroma, ni el sabor del tabaco varían, pero la persona que se fuma un paquete con el producto inhalaría sólo el equivalente a los compuestos tóxicos de cinco o seis cigarros y el humo también sería menos perjudicial para los fumadores pasivos.
Marcilla lleva nueve años estudiando el tabaco junto con otros siete colaboradores, catedráticos, profesores titulares de la Universidad de Alicante y técnicos de investigación. Después de desarrollar los catalizadores y estudiar los aditivos del tabaco, el equipo ha probado cómo ambos interactúan en este nuevo proyecto llevado a cabo gracias al programa Prometeo.
La idea de reorientar su andadura investigadora al tabaco surgió a raíz de los resultados de estudiar el efecto de los catalizadores en el humo producido en la combustión de otros materiales, como la madera y los plásticos. Ahora han descubierto que los efectos de los agentes nocivos del tabaco se reducen considerablemente y, por este motivo, pretenden comercializar el producto, que han patentado en España y Europa.
En la primera fase del proyecto, el equipo analizó el efecto de los catalizadores en el humo que produce la combustión de un tabaco de referencia que elabora la Universidad de Kentucky. Posteriormente, aplicaron su invento a los cigarrillos que se encuentran en el mercado, diez marcas comerciales de tabaco preparado y once marcas comerciales de tabaco de liar.
Los valores varían en función de la marca, porque los efectos de los catalizadores están condicionados por las particularidades de cada tabaco, pero los resultados se mueven siempre en rangos excelentes, por lo que finalmente Antonio Marcilla se ha puesto en contacto con las grandes empresas productoras de tabaco.
DOS MULTINACIONALES INTERESADAS
Según han asegurado, han mostrado interés dos multinacionales, una distribuidora de cigarrillos y otra de tabaco de liar, aunque los químicos de la Universidad de Alicante también estudian la posibilidad de lanzar el producto al mercado de forma independiente para que los fumadores de tabaco de liar puedan añadirlo a sus cigarrillos. En cómo comercializar los catalizadores trabaja ahora este grupo de investigación.