Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores cuestionan la eficacia del entrenamiento cognitivo basado en aplicaciones informáticas y tecnológicas

Cada vez son más los investigadores que cuestionan la metodología de la experimentación científica que supuestamente avala toda la oferta de "gimnasia mental" que se encuentra en el mercado, pues no parece haber una correlación entre los ejercicios propuestos por dichos programas y la mejora de las capacidades intelectuales, según dos investigadores de la Universidad de Princeton en un artículo publicado recientemente.
"La mayor parte de las tareas incluidas en los diversos paquetes de 'software' de entrenamiento cerebral están empobrecidas y tienen escasa relación con las actividades en el mundo real", afirman los expertos. "Para que exista realmente una transferencia entre el entrenamiento cognitivo y los mecanismos cerebrales relacionados con la inteligencia y con la capacidad intelectual en general, dicho entrenamiento debería incluir tres componentes fundamentales: complejidad, innovación y diversidad". De los tres, los programas que se comercializan bajo las etiquetas de "gimnasia mental" y similares solamente cumplen con la primera condición (complejidad), mientras que ignoran las otras dos (innovación y diversidad).
Los científicos exponen que "existen diferentes modos de incorporar la complejidad, la innovación y la diversidad al diseño de actividades". Sin embargo, una característica común a todas ellas es que "deben combinar de una forma adecuada por un lado actividades complejas relacionadas con el movimiento y por el otro actividades cognitivas".
Dos ejemplos de actividades que cumplen con estos requisitos son tocar un instrumento musical y la práctica deportiva. Basándose en las evidencias proporcionadas por ambos tipos de actividades, hay que pensar que "cualquier programa informático de entrenamiento cognitivo debería incorporar retos tanto en el plano cognitivo como en el plano de la ejecución de movimientos". Por tanto, los científicos hacen hincapié en la importancia de la presencia de actividad motora para que haya mejora intelectual.
Un ejemplo de un programa que incorpora dispositivos de control del movimiento y que por tanto combina el reto corporal con el reto intelectual puede ser el nuevo sistema 'Kinect' de Microsoft.