Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores españoles lanzan una campaña 'crowdfunding' para diseñar un método de detección del VIH en recién nacidos

Investigadores del Laboratorio de Epidemiología Molecular del VIH del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid han puesto en marcha una campaña de micromecenazgo o 'crowdfunding' para desarrollar un método de detección "fiable y de bajo coste" para detectar el VIH en recién nacidos en países de pocos recursos.
El objetivo es conseguir en 90 días un total de 25.000 euros mediante donaciones particulares y, desde que se puso en marcha la iniciativa el pasado 9 de octubre, ya han conseguido recaudar más de 5.734 euros, a través de la dirección web 'www.precipita.es/proyecto/metodo-de-deteccion-precoz-del-vih-en-ninos-menores-de-18-meses.html'.
El equipo de investigadores pretende diseñar una técnica que permita, mediante técnicas moleculares, detectar el virus al nacer mediante la obtención de dos gotas de sangre seca recogidas en una tarjeta de papel de filtro especial.
"No lo hacemos por lucro, sino porque nos gusta la cooperación internacional y queremos poner nuestros conocimientos a disposición de los que menos tienen", ha explicado a Europa Press África Holguín, responsable de este proyecto, que se integra en el Servicio de Microbiología de dicho hospital y en el Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria (IRYCIS).
En el centro cuentan con los equipos, conocimientos e infraestructuras necesarias para validar dicha técnica pero necesitan un investigador que realice experimentos durante ocho meses, se dedique al procesamiento de muestras y los experimentos de su puesta a punto.
La técnica a desarrollar usa volúmenes mínimos de sangre, está diseñada para detectar cualquier variante del VIH-1 y se quiere desarrollar a bajo coste. Pero necesitan saber qué regiones del virus se detectan mejor mediante estas pruebas moleculares y conocer cómo identificar las mejores condiciones para amplificarlas por separado y simultáneamente.
Y una vez diseñada, Holguín asegura que se intentará patentar y negociar con compañías interesadas para poder llevarlo a los países con menos ingresos, en los que el virus "sigue siendo un problema", pero siempre que se "garanticen sus condiciones de uso a un precio bajo".
En España ya no es frecuente que nazcan niños con VIH ya que las mujeres infectadas se someten a una estrecha vigilancia durante el embarazo y, aunque el tratamiento no permite acabar con el virus, sí reduce su presencia a niveles indetectables para impedir su transmisión madre-hijo.
18 MESES HASTA LA DETECCIÓN DEL VIRUS
Sin embargo, en los países con menos recursos, donde los tratamientos son menos accesibles, esta vía de contagio sigue siendo un problema. De hecho, actualmente nacen cada día mil niños con este virus, la mayoría de ellos en África, y con las técnicas de diagnóstico convencionales no se puede detectar su presencia hasta que el bebé cumple los 18 meses.
Estas técnicas se basan en la detección de anticuerpos frente al virus y los niños tardan casi dos años en desarrollar los suyos propios ya que en los primeros meses de vida, ha explicado Holguín, mantienen los de la madre infectada, lo que puede dar lugar a "falsos positivos".
El problema, según apunta, es que en este periodo que pasa hasta que se confirma la infección el virus va deteriorando el sistema inmune, por lo que "cuanto antes se detecte antes se puede tratar el virus, mejorando así la calidad de vida del niño".
Cualquier persona puede participar y formar parte de este proyecto realizando como mínimo una aportación --a modo de donación-- de 10 euros. A partir de ahí, los investigadores quieren premiar los donativos y, por ello, en función de la cuantía ofrecen asistir a charlas divulgativas, visitar las instalaciones o la posibilidad de ver hacer experimentos sencillos de biología molecular. Además, desde el centro recuerdan que todas estas colaboraciones tienen beneficios fiscales.