Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigan en Marruecos la muerte de un joven español arrollado por un tren en Nador

Las autoridades policiales de Marruecos están investigando las causas del fallecimiento de un melillense de 16 años de nacionalidad española, hijo de padre español y madre marroquí, que el viernes fue arrollado por el tren que hacía el trayecto entre Nador y Beni-Enzar (Marruecos), localidades limítrofes con la ciudad española de Melilla, según han informado este lunes fuentes cercanas al caso.
Las causas del accidente no están claras y según sus amistades por un lado apuntan a que la fuerza del tren "lo atrajo" mientras otros señalan que cuando jugaba cerca de la vía llevaba puestos los cascos de música, por lo que "no se habría percatado" de la presencia del ferrocarril.
A través de las redes sociales, sus amigos han ido dejando mensaje para Quique, nombre de pila de este joven que se encontraba en Nador (Marruecos), donde reside su madre. Han colgado no sólo mensajes de condolencia sino también muchas de sus fotografías, entre ellas varias de una de sus grandes pasiones: el 'skate' con el patinete. No se explican cómo ha podido sucederle algo así ni las causas que motivaron el atropello.
Por su parte, la prensa de Nador se ha hecho ampliamente eco de este suceso y, además de admitir que se desconocen las causas del accidente, todos coinciden en señalar la tardanza de la ambulancia en llegar al lugar de los hechos, que cifran en una hora cuando la zona del accidente "está a 10 minutos de coche" señalan.
Asimismo han indicado que Quique aún estaba con vida cuando llegaron los servicios sanitarios a las vías del tren y que falleció poco después en el Hospital Hassani de Nador. Sus amigos no entienden "por qué no fue trasladado mejor a Melilla". El joven melillense, de madre marroquí y padre español, ha sido enterrado en un cementerio nadorense, cerca de la casa de su madre.