Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigan un cadáver hallado en el mar con una soga atada al tórax con dos botellas a modo de flotador

Un Juzgado de Motril (Granada) investiga el hallazgo de un cadáver a tres millas al sur de la costa de Castell de Ferro que fue rescatado por el servicio marítimo y que aún no ha podido ser identificado debido al alto grado de descomposición que presenta, según han informado a Europa Press fuentes de la Subdelegación del Gobierno.
El cadáver fue localizado hace aproximadamente dos semanas, entre Castell de Ferro y la Mamola, aunque los hechos han trascendido este martes, sin que por el momento se haya podido determinar las causas que le llevaron a caer al agua.
Según han añadido las mismas fuentes, el cuerpo apareció con una soga atada a la altura del tórax con unas botellas de plástico a los lados que se cree que la víctima pudo usar a modo de flotador.
Las huellas de la víctima y parte de su piel han desaparecido debido al tiempo que ha pasado en el mar, por lo que el Instituto Armado aún no ha podido identificarle.