Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigan un supuesto caso de malos tratos sobre una niña de tres años con heridas que podrían ser mordeduras humanas

La madre es detenida, aunque queda en libertad con cargos
El Juzgado de Instrucción número 6 de Málaga está investigando un presunto caso de malos tratos a una niña de tres años, que ingresó en el Hospital Materno Infantil de la capital con contusiones en el rostro, tronco y extremidades y varios hematomas. La madre fue detenida, aunque quedó en libertad con cargos.
Al parecer, la madre llevó a la niña al hospital porque presentaba un dolor abdominal. Además de las policontusiones y los hematomas, tenía heridas, que podían ser mordeduras humanas, en un muslo, en el pecho y en los glúteos, según publica el diario 'SUR'.
Ante esto, desde el centro hospitalario se activó el protocolo establecido para posibles casos de malos tratos infantiles, dando aviso a la Policía Local de Málaga.
Tras ser preguntada por los agentes, la madre de la pequeña dio varias versiones diferentes, desde un incidente ocurrido con un compañero de colegio hasta una caída por las escaleras.
Supuestamente, cuando los agentes se dirigieron a la pequeña ésta parecía tener miedo de su madre. Ante esta situación, la mujer fue detenida, y, a continuación, pasó a disposición judicial, quedando en libertad, aunque con cargos.
Mientras continúan las correspondientes investigaciones para determinar lo sucedido la Delegación Provincial para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía ha declarado el desamparo provisional de la menor, que, tras recibir el alta hospitalaria, se encuentra ya con una familia de acogida.
BEBÉ DE VÉLEZ
Precisamente, el pasado día 9 un bebé de tres meses y medio ingresó en el Hospital Comarcal de la Axarquía, en el municipio malagueño de Vélez-Málaga, tras sufrir una fractura en el húmero de un brazo.
Una vez que se produjo el ingreso del pequeño, que también presentaba unos arañazos, los médicos sospecharon de que la lesión pudiera haber sido provocada por posibles malos tratos en el ámbito familiar, lo que llevó a la Policía Nacional a detener a sus padres.
La Junta decretó el desamparo provisional del menor, que ya había sido atendido semanas antes, cuando sólo contaba con 22 días, en el centro sanitario por lesiones costales y en el húmero del otro brazo, así como por una hemorragia retiniana.