Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Israel denuncia antisemitismo en los colegios españoles ante el Gobierno

El Ministerio de Exteriores de Israel presentó una queja al embajador de España en Tel Aviv, Álvaro Iranzo, por supuesto antisemitismo difundido desde las escuelas españolas. "El embajador recibió hoy una llamada de Naor Gilón, director general para Europa en el Ministerio de Exteriores, para quejarse de que la Embajada de Israel en Madrid ha recibido cartas de niños acusando a los israelíes de matar niños", dijo Juan Barba, segunda jefatura de la Embajada española.
La conversación "fue en un tono de protesta, aunque con formas correctas" y, en la misma, Gilón dijo a Iranzo que sucesos como el ocurrido "no se pueden consentir". "Aún no conocemos los detalles, no sabemos de qué niños se trata ni de qué colegios", dijo Barba, que precisó que la legación española "está estudiando la cuestión".
Según el diplomático español, por el momento se desconoce si las cartas "fueron escritas por los menores motu proprio o si hay detrás una incitación por parte de los profesores, lo que sería más grave".
Según informó el diario Haaretz en su versión digital, el Ministerio de Exteriores israelí se quejó de que los colegios escuelas españolas instruyen a sus alumnos en el antisemitismo y el antisionismo.
Este medio informa que la embajada israelí en Madrid ha recibido docenas de postales, dirigidas al embajador Rafael Schutz, de niños de entre 5 y 6 años de edad, que incluyen frases como "Los judíos matan por dinero", "evacuar el país para los palestinos" o "ir a algún lugar donde alguien esté dispuesto a aceptaros", mensajes que Israel considera "de extrema gravedad".
Fuentes de Exteriores señalaron al rotativo que se trata de una campaña organizada fuera del sistema educativo pero que ha recibido autorización para trabajar con los estudiantes. En un primer momento el Ministerio habría considerado llamar al embajador de España para presentarle la protesta, pero después decidió hacerlo a través de una llamada telefónica para evitar una crisis diplomática.
Según Haaretz, Iranzo informó a Gilón que las cartas no forman parte de la política del Ministerio de Educación español y se trata de una iniciativa privada, a lo que éste respondió pidiendo que, en cualquier caso, el Gobierno español tome cartas en el asunto para frenar la campaña.