Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javier Limón: "Tere no fue nunca culpable"

Javier Limón ha ofrecido una rueda de prensa pocas horas después de salir de una cuarentena de 21 días que descartó que estuviera infectado con ébola. El marido de Teresa Romero, que había prometido denunciar a las autoridades sanitarias que mataron a su perro y culparon a su mujer de mentir, pidió la "depuración de responsabilidades del consejero de Sanidad Javier Rodríguez "para limpiar la imagen de Tere".

Javier Limón se ha presentado junto a su abogado para ante todo agradecer a los medios de comunicación la cobertura que han dado a su situación y a la de su mujer.
"Tere no fue nunca culpable, solo se le puede achacar su amor a la profesión y su entrega a los demás. Se ofreció voluntaria para ayudar aún a riesgo de poner en riesgo su vida. Nadie comprobó qué salió mal y eso pudo llevarla a la muerte. Queremos que se depuren responsabilidades y hablo del Consejero de Sanidad Javier Rodríguez."
"Él ha puesto en boca de Tere cosas que ella jamás dijo y aseguró que no sabía ponerse el traje. Es una doble falta de respeto: personal y profesional, a una persona que se ha jugado la vida para ayudar a otros", criticó el marido de Teresa Romero.
Limón, que se mostró visiblemente cansado, también expresó su deseo de "volver a la vida normal, algo que por lo que ve será difícil".
A pesar de sus deseos, explicó que todavia no puede volver a su casa, porque no ha sido desinfectada, pero que lo harán en los próximos días.
El marido de la enfermera, aun convaleciente del ébola, leyó un comunicado para agradecer la dedicación y la profesionalidad de los sanitarios que han asistido a Teresa Romero, una historia "plagada de errores y desaciertos por parte de los políticos".
Sin embargo, dijo que no era tiempo de reproches, sino de agradecimientos.
Tuvo palabras para su perro Excálibur, al que "consideraban el hijo que nunca tuvimos". "Ese perro afectuoso, que le han arrebatado sin que a nadie le importara lo relevante que era ese animal para una familia que no tenía hijos".
"Excálibur fue ejecutado sin darnos la oportunidad ni de reclamar. Lo peor de todo es que no han dado ninguna oportunidad a nuestro perro. Ni siquiera se comprobó si estaba afectado", se lamentó Limón, que confirmó el dolor que esto había reportado para él y su mujer.
En ese sentido, agradeció a todas las organizaciones de protección de animales por su apoyo para tratar de impedir la ejecución de su mascota.
También agradeció a sus vecinos que soportaron el miedo y la desinformación.
Pidió ayuda para poder descansar y dejó que todo en manos de su abogado para que "se coma el marrón".
Su abogado ha explicado que se analizará la situación para valorar qué actuación realizar, así cómo sus consecuencias.
Las acciones estarían encaminadas a denunciar un atentado contra el honor de la imagen de Teresa Romero, así como por la ejecución de Excálibur.
Sobre cómo se infectó Teresa Romero, su marido y el abogado coincidieron en que ella probablemente no era consciente y tendría que explicarlo con más precisión cuando estuviera en condiciones de hacerlo.