Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jefa de Psiquiatría de La Paz: "Teresa está demostrando una resistencia titánica para afrontar la situación"

La jefa de la Unidad de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital La Paz-Carlos III, Marifé Bravo, ha afirmado este jueves que la paciente Teresa Romero, contagiada por ébola, está demostrando una "resistencia titánica contra el virus y para afrontar la situación".
Así lo ha detallado a los medios de comunicación para explicar la labor que desempeñan para prestar ayuda psicológica a las personas ingresadas y al personal que les atiende.
El equipo a disposición de estas personas es de 10 psiquiatras a psicólogos que dan apoyo general e incluso "más individualizado" a todo aquel que lo reclame.
Bravo ha detallado que desde el primer día están apoyando a los profesionales que trabajan directamente con Teresa y con el personal en observación activa para que realicen su labor de forma "segura y efectiva" ante esta situación.
La facultativa ha apuntado que este apoyo es "favorable" tanto para Teresa como para el personal sanitario de cara a desempeñar su tarea con "menores riesgos".
También ha dicho que el hecho de tener a una compañera con una enfermedad tan grave como esta supone que "uno está afectado" por esa persona y que el hecho de que haya sido el contagio en el desempeño de su trabajo "visibiliza mucho más el riesgo".
Ello puede contribuir a aumentar la situación de "tensión emocional". "Son profesionales con gran experiencia y profesionalidad pero en cualquier caso y aunque tengan ese entrenamiento, desde luego tienen que estar en una situación donde puedan controlar esa situación emocional y esa es nuestra tarea".
Respecto a las personas en situación de observación activa, Bravo ha explicado que pueden tener una situación de "incertidumbre sobre si en algún momento podrán tener o no síntomas", algo que puede generar "temor o miedo".
Son en esos supuestos donde el equipo psiquiátrico y psicológico tiene que trabajar y por ello se ha ofrecido a todo el que lo requiera la posibilidad de ese apoyo psicológico.
Para ello, están desplegando técnicas sencillas para manejar esas emociones que pudieran tener, como relajación o favorecer a tomar conciencia de las situaciones.
Aparte, se les ayuda también ante una posible situación de "rechazo social" y ha añadido que aquí los medios de comunicación tienen un papel "fundamental" para disminuir entre la población "de que la persona que tiene síntomas no contagia".
"Esa situación de rechazo que están sufriendo las personas cercanas son elementos que están influyendo emocionalmente', ha añadido la facultativa.
En este sentido Bravo ha añadido que el contexto general desde el punto de vista emotivo que pueden tener los ingresados o personas en vigilancia es la incertidumbre por su enfermedad y por cómo afectaría esa situación a su trabajo o su familia. "Esa es la situación general", ha remarcado.
En caso de que "todo vaya bien" para los pacientes y personas en observación, tendrán que integrar esa situación emocional y ha añadido que en el caso de los ingresados, se les trata de dar opciones para su entretenimiento, como el poder tener ordenadores o móviles.
También ha hecho un llamamiento a los medios de comunicación que es importante cuando los pacientes en aislamiento se asoman a la ventana puedan tener preservado su derecho a la intimidad.