Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jesuitas piden a los candidatos al Parlamento Europeo "protección" de los DDHH de los inmigrantes en la frontera

El Servicio Jesuita a Migrantes (SMJ) demanda "protección" de los derechos humanos de los inmigrantes en la frontera en su documento 'Que no se ahogue la esperanza", en el que hacen propuestas a los partidos sobre políticas de inmigración, con motivo de las elecciones al Parlamento Europeo.
Los jesuitas presentarán el próximo jueves en la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE, en Madrid, las sugerencias que ofrecen a los candidatos al Parlamento Europeo en el sentido de "garantizar los derechos humanos en las políticas de inmigración e integración en la próxima legislatura de dicha cámara".
"¿Qué programa, qué estrategia debe sustituir el actual Programa de Estocolmo en la política de fronteras, inmigración y asilo?", se preguntan en el texto.
Los jesuitas consideran que "la debida protección de los derechos humanos debe prevalecer sobre cualquier otro legítimo interés estatal o comunitario que se encuentre aparentemente enfrentado con ellos". Este es, según precisan, "el factor esencial para evitar consecuencias graves".
Concretamente, denuncian "los luctuosos sucesos de Lampedusa y de Ceuta, la falta de garantías legales que sufren las personas recluidas en los centros de internamiento de extranjeros (CIE) o la injusta limitación de derechos a la atención sanitaria".
El Servicio Jesuita también ofrece en el documento una serie de propuestas en cuanto al acceso de la inmigración a la UE, la integración de la inmigración en la UE y la gestión de la inmigración irregular --regularización, retorno voluntario, condiciones del retorno forzoso, alternativas a la detención, excepcionalidad del internamiento--.
Además, se refiere al asilo --identificación y protección en frontera, reconocimiento europeo de la protección brindada por un Estado miembro, no criminalización de la asistencia humanitaria a personas necesitadas de protección, política de reasentamiento, visados humanitarios-- y al control de cumplimiento de las normas sobre derechos humanos en las políticas de inmigración y asilo.
Por otra parte, los jesuitas invitan a los ciudadanos a reflexionar sobre el control democrático de la gestión de la frontera sur de Europa, las alternativas al internamiento de personas extranjeras y el refuerzo de un sistema de salud "inclusivo y no excluyente".
El documento se complementa con un cuaderno testimonial titulado 'Vidas en tránsito. Experiencias de migrantes que viven en Marruecos y Argelia', una publicación del Servicio Jesuita a Refugiados en Europa, elaborado a partir de los relatos de migrantes en tránsito por los dos países norteafricanos.