Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Joan Rivers murió por falta de oxígeno durante una operación de garganta

Un mes después del fallecimiento de Joan Rivers, los forenses neoyorquinos han confirmado que la actriz y cómica murió por "complicaciones terapéuticas" durante una operación de garganta. Rivers, de 81 años, falleció una semana después de la intervención debido a los daños cerebrales causados por la falta de oxígeno que sufrió en la operación.

La complicación se debe a un espasmo de las cuerdas vocales que dificultó la respiración. Además, la situación se agravó cuando la actriz sufrió un paro cardíaco.
En un principio, Rivers no era capaz de llevar oxígeno en su cuerpo debido a los espamos de las cuerdas vocales. Tras unos minutos, su corazón comenzó a latir irregularmente. Finalmente, su corazón dejó de enviar oxígeno al cerebro, terminando con su vida, informaba uno de los médicos a la CNN.
Su hija, Melissa Rivers, ha publicado en Twitter su descontento con los resultados de los médicos. "En respuesta al informe del médico forense de Nueva York, continuamos estando triste por la trágica pérdida. No hay más comentarios por momento."