Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juan Pedro Galán, el niño torero que terminó con los sueños rotos

De niño prodigio a la bancarrota moral. Juan Pedro Galán llegó a la cima del éxito con apenas diez años, cuando conquistó la plaza más importante de México. Fue sacado a hombros varios días consecutivos en aquel lejano año 82. Hoy, el prometedor torero vuelve a ser noticia, tras ser sacado de su casa por la policía por su supuesta pertenencia a una banda dedicada a la explotación de mujeres.
Juan Pedro Galán nació en Jérez, en 1971 y su futuro se dibujaba prometedor y lleno de luz. Vestirse de luces en España le costaba trabajo debido a su corta edad, por eso se fue a México para confirmar su talento.
Allí se presentó durante varios días en la Monumental, la plaza más emblemática de la capital azteca. Sus honorarios por las nubes. Cobraba 750.000 pesetas y la taquilla colgaba el cartel de 'todo vendido'.
El niño prodigio de Jérez aquella tarde mexicana lidió dos becerros con intuición, clase. En su primero consiguió una buena faena, rematada con pinchazo y estocada y dio la vuelta al ruedo.
A su segundo lo toreó con capote y muleta, lo mató de una estocada y cortó una oreja. Juan Pedro Galán piso el ruedo de La Maestranza dos años después, en 1984.
Su debut español prosiguió según lo esperado y en apenas dos días cortó tres orejas. Dos años más tarde, los carteles lo anunciaban como único espada, en Sevilla y Las Ventas.
Sin embargo, los años 90 marcaron su declive y el niño, que ya había crecido, perdió su encanto y sus seguidores. Toreó muy poco en los años sucesivos y cayó en el olvido.
La carrera de Juan Pedro Galán terminó en 2003, como un flashazo que opacó la carrera precoz del chaval que soñaba con ser veterinario.
Tanto años después, el matador de toros, junto a su familia más cercana, ha vuelto a ser noticia. La polícia lo ha detenido por su presunta pertenencia a una organización que se dedicaba a la explotación sexual de mujeres en las provincias de Cádiz y Málaga.
Esta vez, a pesar de las fotos, no habrá aplausos para Juan Pedro Galán, el torero terminó con los sueños rotos.