Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Junta decidirá el futuro del bebé mellizo del que murió en Málaga

El bebé de dos meses mellizo del niño que falleció el sábado en Málaga como consecuencia de las lesiones sufridas por los presuntos malos tratos ejercidos por sus padres y que fue ingresado en el Hospital Materno Infantil sigue estable. El menor sufre fracturas y hematomas en algunas partes de su cuerpo, según fuentes sanitarias. Esta semana, la Junta andaluza analizará la situación del bebé para decidir si mantiene su custodia o la cede a la abuela.
Según la delegada de Igualdad y Bienestar Social, Amparo Bilbao, "podría estar en el hospital aún dos o tres días". Bilbao señaló el domingo que a lo largo de esta semana el personal de la Delegación estudiará la situación personal del bebé así como el posible interés de otros familiares en hacerse cargo de su custodia. Al parecer, la abuela materna la iba a reclamar, indica El Diario de Sevilla.
La Junta analizará la capacidad y la conveniencia de esos familiares para quedarse con el menor. Mientras tanto, el bebé estará tutelado por la Junta y, dada su corta edad, podría derivarse a una familia de acogida con carácter de urgencia en lugar de a un centro de acogida de menores. 
Por otra parte, las conclusiones de la autopsia del menor que murió están bajo secreto de sumario y han sido enviadas al Juzgado de Torremolinos que lleva el caso.
El menor fallecido ingresó el pasado jueves en el centro hospitalario de la capital al presentar diversas lesiones producidas, presuntamente, por los malos tratos recibidos por sus padres.
Los agentes entrevistaron a los médicos que habían atendido a los bebés, así como a los padres de los menores, y detuvieron a la pareja, que fue trasladada a Torremolinos, donde pasó la noche en los calabozos del Cuerpo Nacional de Policía. El juez decretó el sábado prisión para la pareja, que fue trasladada a la prisión provincial de Alhaurín de la Torre (Málaga). Están acusado de malos tratos en el ámbito familiar. 
El padre,  S.M., de nacionalidad rusa y 23 años, tiene antecedentes por diversos delitos, el último de ellos de junio de 2006, por malos tratos y amenazas. Ha sido detenido en cuatro ocasiones, una de ellas por hurto.
La madre es ucraniana y tiene 20 años. Ella y su marido dieron versiones muy dispares a lo que recogía el parte médico. Dijeron a la policía que habían dejado a sus hijos la noche antes con una niñera para ir a la discoteca.