Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Junta incide en que se puede estar prevenido ante seísmos para reducir sus riesgos y daños

La delegada de la Junta en Almería, Gracia Fernández, ha pedido este miércoles "tranquilidad" a la población ante los terremotos y seísmos registrados en las últimas semanas sobre todo en el mar de Alborán puesto que, si bien "no los podemos evitar", sí es posible "estar preparados y prevenidos para anticiparnos" a ellos y así "reducir los riesgos y los daños".
Así se han pronunciado la delegada ante los medios momentos antes de la reunión del comité asesor provincial del plan de emergencia ante el riesgo sísmico en Almería, que se ha reunido para avanzar en la coordinación de funciones y revisar las actuaciones y criterios operativos entre administraciones.
Los miembros del comité presidido por Fernández se han dado cita en la sede provincial de la Junta para actualizar el operativo y abordar la implantación ya efectiva del plan en Almería, con lo que se ha analizado su funcionalidad y estructura, así como los mapas de riesgo de la provincia, según ha apuntado la Junta en una nota.
La delegada de la Junta ha recordando que la provincia de Almería es una zona considerada, junto con Granada y Málaga, como de riesgo sísmico, según datos recogidos en la norma de construcción sismorresistente publicada en el BOE en 2002, que han sido actualizados en 2012, según el Mapa de Peligrosidad Sísmica elaborado por el Ministerio de Fomento y el Instituto Geográfico Nacional.
En la provincia de Almería, de hecho, se han notado por la población varios seísmos en las últimas semanas, sobre todo a raíz de un terremoto registrado el 25 de enero pasado, con una magnitud de 6.3 en el Mar de Alborán, frente a la costa de la ciudad marroquí de Alhucemas y que, incluso, produjo daños materiales en Ceuta.
El comité ha sido informado de los encuentros de trabajo llevados a cabo con colegios oficiales de arquitectos y arquitectos técnicos y aparejadores, ya que han de formar parte del grupo técnico específico de edificación e infraestructuras, cuya misión principal es asegurar que se establezcan las medidas necesarias para eliminar o reducir los daños previsibles derivados del grado de afectación de los edificios tras el sismo como consecuencia de las réplicas, así como identificar y evaluar, dentro de lo posible, los daños que pueden producirse en lo servicios básicos de la población.
Fernández Moya ha resaltado que "los planes son una herramienta de planificación y organización vital de las tareas que cada organismo tiene que realizar en caso de que Almería tuviese que hacer frente a una emergencia real, porque establecen claramente cómo actuar de forma coordinada entre las administraciones". "Estos comités tienen su razón de ser en el servicio a la ciudadanía, porque garantizan el cumplimiento y el buen desarrollo en todo momento de lo estipulado en la ley y en los procedimientos de actuación", ha añadido.
El comité asesor también ha abordado el seguimiento de los procedimientos con todos los operativos implicados en actuación sanitaria y apoyo logístico. Este comité está integrado por el jefe del Servicio de Protección Civil de la Delegación del Gobierno, los titulares de las distintas delegaciones territoriales de la administración andaluza, el representante de la Subdelegación del Gobierno, así como de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Estado, de la Diputación Provincial y de las localidades afectadas.