Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Junta insiste en la vigencia del protocolo de colaboración con el Estado para la demolición del Algarrobico

Ve que la empresa está en su derecho de reclamar indemnización, pero que ello no afectaría a la recuperación de una zona "esencial"
El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, José Fiscal, ha insistido en la vigencia del protocolo de actuación suscrito en 2011 entre la administración andaluza y el por entonces Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, mediante el cual, en caso de sentencia judicial que respaldara el derribo del hotel de Azata del Sol ubicado en el paraje del Algarrobico de la costa de Carboneras (Almería) --como así ha sucedido--, el Estado asumiría el costeo del derribo y la Junta el de la restauración del entorno.
En declaraciones a la Cadena SER recogidas por Europa Press, Fiscal, que ha recordado que el fallo es "fruto del trabajo durante mucho tiempo del gobierno autonómico" contra este "punto negro" en el litoral mediterráneo, ha recordado que el acuerdo publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 6 de diciembre de 2011 "dice claramente que el Ministerio se compromete a abordar la demolición de la edificación, y la Junta, en un plan conjunto, al desescombro y la correcta gestión de los residuos".
El consejero ha recalcado que el acuerdo fue suscrito por la entonces ministra, Rosa Aguilar, y el presidente de la Junta de la época, José Antonio Griñán, con un desarrollo posterior por parte del ministro Miguel Arias Cañete y el consejero Luis Planas en el que se pidió una cuantificación de lo que pudiera costar la demolición.
"Entendemos que está en vigor y que hay que cumplirlo", ha asegurado Fiscal, que intentará hablar este mismo viernes con la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.
Por otro lado, el titular autonómico de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que ha recalcado que ya "empieza la cuenta atrás para la demolición", se ha pronunciado sobre la intención de la promotora de reclamar una indemnización, recordando que está en su derecho de hacerlo y que, en cualquier caso, ello, "una cuestión que compete a la empresa y que deberán dirimir los tribunales", no afectaría a la recuperación de una parte "esencial" del Parque de Cabo de Gata-Níjar.
"Me interesa acabar con este símbolo, es una aberración que hay que corregir y estamos en el último momento para hacerlo", agrega Fiscal, que respecto a plazos ha instado a esperar hasta ver cómo transcurre la negociación con el Ministerio, si bien "por la Junta y este gobierno será lo antes posible".