Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juzgan a una madre acusada de prostituir a sus hijas cuando tenían 3 y 4 años

El padre de las pequeñas se ha encarado con los medios de comunicación a su salida de los juzgados.telecinco.es
Según la calificación del ministerio fiscal, el padre y la acusada, antes de su separación, exponían a sus hijas a presenciar las relaciones sexuales que mantenían. 
Posteriormente, en los periodos en los que los acusados estaban separados, la procesada se trasladaba a vivir con sus hijas a Puente Genil (Córdoba) y para obtener ingresos mantenía relaciones sexuales con hombres en distintos domicilios, permitiendo que las menores presenciaran tales prácticas.
Consentía además que clientes suyos realizaran con las menores "todo tipo de actos impúdicos con el fin de satisfacer sus deseos sexuales, consciente de su obligación de salvaguardar la seguridad de sus hijas, habida cuenta de la edad de las mismas y del riesgo de contagio de enfermedad venérea a que las exponía".
Por tales hechos, el fiscal pide para el padre un año de cárcel por un delito de exhibicionismo y a la mujer otros 21 años y seis meses de prisión por dos delitos de agresión sexual y nueve años más por lesiones.
Asimismo, ha solicitado la prohibición de acercamiento y comunicación de los acusados a las niñas y el domicilio que tengan durante tres años, alargando dicho periodo durante diez años más para la madre. 
Las niñas, que hoy tienen 8 y 9 años, padecen actualmente una enfermedad de transmisión sexual.
Increpa a los medios
El padre de las pequeñas, a la salida del juzgado, se ha encarado con los medios de comunicación que estaban en la puerta. Les ha insultado y dedicado unas palabras más que groseras. Ha llegado a quitarse el cinturón y a amenazar a los periodistas.
 EPF