Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ladrones 'hijos de papá'

La Guardia Civil ha detenido a cuatro jóvenes de familias con un alto poder adquisitivo y bien estructuradas, que se dedicaban a robar por la noche en viviendas de las localidades madrileñas de Majadahonda y Villanueva de la Cañada, no por necesidad, sino por experimentar nuevas sensaciones.
Según informa la Guardia Civil, se les imputa la autoría de 28 robos con fuerza a este grupo de jóvenes, con edades comprendidas entre los 18 y los 21 años y de nacionalidad española, que cuentan con unas óptimas condiciones físicas, que les permitía acceder a las casas trepando.
Incluso, podían llegar a los segundos pisos de las viviendas para luego acceder a su interior tras forzar una puerta o ventana.
Los detenidos no realizaban un estudio previo de la zona donde iban a actuar, sino que aprovechaban cuando se juntaban y, en un momento determinado, decidían su objetivo.
Una vez que lo conseguían, escondían lo robado en un garaje, en el que se han hallado pantallas de televisión, ordenadores, relojes, teléfonos móviles, y otro material electrónico.
En una primera fase, el pasado 2 de junio, fueron arrestados tres de ellos -A.O.G, G.G.B. y F.G.A- y a lo largo del pasado martes 29 de junio fue detenido A.M.M.
Los tres primeros, tras ser puestos a disposición judicial, fueron ingresados en prisión, y el cuarto fue puesto a disposición judicial ayer y se ha decretado su ingreso en un centro de internamiento de menores, ya que ha cumplido muy recientemente los 18 años.
La denominada "Operación Pavylon" se ha desarrollado a partir de la investigación que comenzó el pasado mes de abril, cuando los agentes detectaron un incremento en el número de denuncias donde los robos a viviendas unifamiliares se habían perpetrado cuando los moradores de las viviendas se encontraban durmiendo.
Los agentes realizaron un estudio pormenorizado de las mismas, así como de los efectos sustraídos y localizaron en el mercado de segunda mano algunos objetos que coincidían con los sustraídos, lo que les permitió identificar a los cuatro jóvenes.