Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ladrones por necesidad

Los robos famélicos son aquellos que se hacen por necesidad. En estos tiempos de crisis, cada vez son más las personas que no llegan a fin de mes y se ven obligadas a robar. 
La mayoría de estos hurtos se hacen en grandes superficies y cuando acaba el mes. Los productos lácteos, el arroz, la carne y a leche preparada para bebés son los más sustraídos. José Luis Cariteu, director comercial de una empresa de seguridad, ha explicado que estos ladrones son "personas normales con problemas económicos para llegar a fin de mes". Normalmente la gente se lleva artículos de primera necesidad.
En 2008 este tipo de robo se duplico y en 2009 siguen creciendo. El año pasado los comerciantes perdieron 2.500 millones de euros.
Las empresas se ven obligadas a mejorar los sistemas de seguridad. Cámaras ocultas y alarmas diminutas son algunos de los recursos de los supermercados ante los robos famélicos.