Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lanzan un proyecto europeo para descifrar la contaminación y "estrés ambiental"

El Parc Científic de Barcelona (PCB), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Csic) y la Universitat Rovira i Virgili (URV) forman parte de un consorcio internacional que quiere descifrar la exposición acumulada a contaminantes y "estrés ambiental", así como sus efectos sobre la salud, según han informado las tres instituciones en un comunicado conjunto este miércoles.
La iniciativa, bautizada como 'Health' --acrónimo de 'Helath and Environment-wide Associations based on Large population Surveys'--, tiene como objetivo desarrollar una metodología integrada a partir de la cual se pueda descifrar el mapa de las exposiciones totales a compuestos tóxicos y factores de estrés ambiental.
Con una duración de cinco años y un presupuesto de 14,8 milloens de euros, cofinanciados por la Unión Europea (UE) dentro del VII Programa Marco, el proyecto se desarrollará mediante un consorcio liderado por la Université Pierre et Marie Curie e integrado por 29 partners de 15 países europeos.
El exposoma se convertirá en una herramienta para identificar, caracterizar y cuantificar al mismo tiempo las exposiciones exógenas y endógenas a contaminantes, es decir, aquellos factores de riesgo modificables a lo largo de la vida de una persona.
Los miembros del consorcio 'Heals' trabajarán con la finalidad de perfeccionar una metodología integrada, y la aplicación de las herramientas de análisis y de cálculo correspondientes para la realización de estudios que buscan asocaciones entre los efectos sobre la salud y los factores de estrés ambiental.
El PCB participará en el proyecto a través de la Unidad de Toxicología Experiemental y Ecotoxicología y la Plataforma de Proteómica, mientras que la URV lo hará a través del Centro de Tecnología Ambiental Alimentaria y Toxicológica y coordinará la difusión, formación y actividades de transferencia de conocimiento.