Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La isla de Lanzarote contará con el primer museo submarino de Europa

La isla de Lanzarote albergará el primer museo submarino de Europa después de que los miembros del Consejo de Administración de los Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo, entidad impulsora del proyecto, dieran este viernes luz verde a la financiación del 'Museo Atlántico Lanzarote: Biosfera, Arte y Naturaleza'.
Según informa la Corporación insular se trata de una obra del ecoescultor británico Jason DeCaires Taylor, autor también del Parque Subactuático de Esculturas de la isla caribeña de Granada y del Museo Subacuático de Arte (MUSA) de Isla Mujeres, en Cancún, México.
Por su parte, el Museo Atlántico Lanzarote, que contará con un presupuesto de 700.000 euros y cuya inauguración aún está por determinar, estará ubicado en el litoral suroeste de la isla, en una espacio del fondo marino cercano a Las Coloradas, dentro del municipio de Yaiza.
Esta área no se encuentra dentro de los límites de ninguna zona protegida por la legislación vigente y reúne las mejores condiciones para su instalación toda vez que se encuentra al abrigo de las grandes corrientes que afectan la costa norte de la isla.
Además, el fondo arenoso de escasa profundidad, el substrato casi plano del lecho marino, la calidad y transparencia de las aguas, la proximidad a instalaciones portuarias y la inexistencia de caladeros de pesca ni de otras especies sobre las que existan figuras de protección han sido circunstancias igualmente determinantes para la elección del emplazamiento.
LOS MATERIALES EMPLEADOS SON INOCUOS PARA EL MEDIO
Por su parte, los materiales empleados por DeCaires Taylor, inocuos para el medio, y la disposición del propio museo favorecerán la colonización de flora y fauna en esos fondos, tal y como sucedió en los museos subacuáticos de Granada y Cancún.
Si bien la instalación se desarrollará sobre una superficie de 2.500 metros cuadrados, la ocupación neta del fondo no excederá del 15% de esta área, mientras que en ella se ejecutarán conjuntos escultóricos en los que lleva meses trabajando el artista, sobre todo, en la obtención de moldes para sus figuras a partir de decenas de ciudadanos lanzaroteños y de residentes en la isla.
Las esculturas están construidas con cemento de alta calidad marina, garantizado para sobrevivir en el medio marino durante 300 años. Además, DeCaires Taylor emplea materiales que no provocan afección ni al fondo marino, ni a la flora y la fauna del medio circundante, ni emplea metales ni materiales corrosivos no sostenibles.
Además, las superficies de las esculturas, por su parte, son de pH neutro a fin de atraer el crecimiento marino e igualmente se lavarán antes de su despliegue para eliminar cualquier tipo de residuo.
Una vez finalizadas, las esculturas se sumergerán a una profundidad no inferior a 12 metros ni superior a los 15, lo que permite que el museo sea visitable por buceadores de todos los niveles y que, incluso, sea visible en determinados días desde la superficie.
De otro lado, el 2% de los ingresos que se generen se destinarán a la investigación y divulgación de la riqueza de las especies y los fondos marinos de la isla.