Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Latifa Ibn Ziaten: "Los niños necesitan amor de una madre y educación, no nacen terroristas"

La activista franco-marroquí pide más vigilancia familiar para evitar que los jóvenes terminen en filas de Daesh
La activista franco-marroquí Latifa Ibn Ziaten, madre de un joven militar asesinado en Francia por un yihadista, ha reclamado a las familias que vigilen de cerca a sus hijos para evitar que se radicalicen y terminen en las filas del grupo terrorista Daesh, autoproclamado Estado Islámico, que capta a jóvenes de diferentes países a través de Internet y redes sociales como Facebook, que considera herramientas "muy peligrosas".
Además, ha pedido que no les abandonen, que les tiendan la mano y que no pierdan el vínculo paterno-filial para impedir que se hagan frágiles, desesperanzados y vulnerables. "Los niños no nacen terroristas ni peligrosos, hay que darles una educación", ha advertido en Segovia, en el VI Encuentro 'Mujeres que transforman el mundo' que organiza el Ayuntamiento, donde ha mantenido una conversación con la periodista Pilar Requena centrada en la necesidad de educar en el diálogo para conseguir la integración.
Latifa Ibn Ziaten, quien reside en Francia desde hace 40 años, ha relatado cómo se sintió cuando supo de la muerte de su hijo y la misión emprendida para conocer las motivaciones de su asesino, Mohamed Merah, y el entorno en el que vivía.
Según ha dicho, en su barrio encontró a jóvenes desesperanzados, sin educación y olvidados por la sociedad y por sus padres, cuya presencia cree "esencial". "El amor de una madre es el pilar de un hogar", ha sostenido.
Fundadora de una asociación por la juventud y la paz a favor del laicismo y el diálogo interreligioso, esta activista ha asegurado que nunca ha conocido a jóvenes amados y con buena educación que se marchen a Siria, donde suelen ir siempre aquellos que proceden de entornos duros y difíciles y que son frágiles porque nadie les tiende la mano.
Esta franco-marroquí ha lamentado la enorme pobreza moral y la falta de amor a la que se enfrentan hoy en día muchos menores en Francia, donde existen barrios marginados y aislados que no favorecen que la juventud, "sin identidad", contacte con los valores del país o se mezclen y dialoguen con el resto de ciudadanos. Y esos "guetos", ha augurado, tardarán al menos 20 años en desaparecer.
Latifa Ibn Ziaten ha apelado al diálogo entre padres e hijos y dentro de la sociedad, pues "la guerra y el odio por el odio no llegan a ninguna parte". A su juicio, las familias y los colegios tienen una gran responsabilidad, pero también el Gobierno, que en algunos casos ni siquiera posibilita que los jóvenes elijan lo que quieren estudiar, lo que implica que estos abandonen, con el consiguiente perjuicio social. "En Francia falta un seguimiento de los niños, y los padres han de estar conectados con los colegios para que exista complicidad", ha apostillado en declaraciones recogidas por Europa Press.
Este viernes, 11 de marzo, se cumplieron cuatro años de la muerte de su hijo, Imad Ibn Ziaten. Según ha confesado, no ha perdonado a su asesino por lo que ha hecho, pero sí por lo que ha sido y por la vida que ha tenido después de ser abandonado por su madre, a la que admite que no ha perdonado porque "no ha cumplido con su deber". "Le dejó sin hogar cuando una madre tiene que morir por sus hijos", ha espetado.
EL TRATO A TERRORISTAS EN LAS CÁRCELES
Latifa Ibn Ziaten se ha referido además el trato que se da a los terroristas en prisión, donde permanecen aislados, sin condiciones de salubridad, incluso rodeados de cucarachas, lo que a su juicio genera que salgan "peor a como han entrado". A su modo de ver, las cárceles deberían ofrecerles formación, actividad y deporte, pues ello ayudaría a su reinserción. "Pueden ser prisioneros, pero no podemos quitarles la dignidad, hay que darles la oportunidad de mirar al futuro", ha subrayado.
Galardonada con la Orden de Caballero de la Legión de Honor, el Premio por la Prevención de Conflictos de la Fundación Chirac y este mismo viernes con el Premio a la Tolerancia de la Asociación de Amigos Marcel Rudloff, esta franco-marroquí ha hecho una defensa del Islam como una religión de respeto y tolerancia, por lo que ha condenado los recientes atentados ocurridos en Francia en su nombre, entre ellos el perpetrado contra la revista satírica 'Charlie Hebdo'.
"Es escabroso, Yo soy musulmana pero los dibujos del Profeta no me molestan, jamás se puede matar a quien lo hace", ha indicado antes de reclamar a los gobiernos que intervengan para evitar situaciones como estas tanto en Europa como en el Magreb, pues tienen capacidad para sacar de las "sectas" a los jóvenes captados por el yihadismo.
EL VELO EN ESPACIOS PÚBLICOS
Ante el debate sobre la idoneidad de llevar velo en espacios públicos, de gran actualidad en Francia, Latifa Ibn Ziaten ha defendido que en un país libre como el galo ha de poderse llevar sin problema, si bien ha matizado que no ha de ser así si una persona trabaja como funcionario del Estado, puesto que es laico y ha de ser respetado.
"Hemos de vestirnos según el lugar", ha aseverado la activista, quien se reconoce cien por cien francesa, que asegura que ella misma se despojaba de él cuando trabajó para un colegio de la República.